Caminando con Jesús hacia la Pascua

“POR MUY DURA QUE SEA LA VIDA, SIEMPRE HABRÁ ALGUIEN A TU LADO QUE HARÁ TODO LO POSIBLE PARA CONSEGUIR QUE DESDE SU SERVICIO TU TENGAS VIDA, Y SONRIAS “

(La Vida es Bella)

Margarita Rodríguez. Profesora, Coordinadora de Pastoral Educativa AVEC- La Guaira

Signos de una iglesia que ayuda en estos tiempos difíciles, ponerme a enumerar los miles de servicios, atención que están haciendo nuestros hermanos, hermanas en todo el mundo es enorme. A continuación, les muestro un ejemplo de testigos humildes de un equipo organizado: el del Centro Educativo Simón Bolívar, Caraballeda, La Guaira, que desde hace dos (2) semanas 16 de marzo hasta hoy 30/3/20 vienen realizando el Equipo Directivo, Coordinadores, Docentes, Personal Obrero su servicio de ayuda a los 350 estudiantes de los siguientes Sectores: Calle Real, el Martillo, Las Tucacas, El Funduco, Tarigua, Taricua, Casco Central, las Piedras, Calle Nueva, con el Programa Un Vaso por la Vida, un vaso de Nutrialimento gracias al apoyo de IBM Venezuela y el Dividendo Voluntario para la Comunidad hombre y mujeres voluntarios de Venezuela que hacen posible este pequeño milagro de la Misericordia.

No podemos encontrar a Dios sin encontrarnos con los otros/as como hermanos/as. Una clave importante en nuestra pastoral de Misericordia, de servicio, es generar procesos de fraternidad, que sea llena de amor, aquella que sabe correr los riesgos en la donación incluso de la propia vida, a ejemplo de Jesús. Jesús nos une, la novedad es que nos incluye en el plan salvífico. No podemos encontrar a Dios sino encuentro a mi hermano y hermana, he de aprender a incluir al otro, a no excluir.

Hoy este equipo de Gestión del Colegio Simón Bolívar Fe y Alegría me lo mostraron, supieron dar respuestas prontas, organizada, planificada, que el servicio no pusiera en riesgos vidas, y lo lograron, ¿saben por qué?, porque el amor por el hermano es su fuerza, son cristianos que han sabido correr riesgos, y van encentrando vida; ojalá que cuando todo esto termine todos hayamos aprendido que ser iglesia es saber ser testigos fieles del amor ágape, de comunidades fraternas, plenas, con coraje, con creatividad de saber solucionar problemas y no ponerles tantas trabas.

Conseguir que tu servicio tenga vida, has de partir siempre de pequeños detalles para con los que te rodean y ellos sonrían, conlleva una particularidad: saber tener ojo clínico, el de cuidar lo común, es arriesgarte incluso a fracasar, para poder así triunfar…estos días en casa ten espacios iluminados de humanidad, ten motivos nuevos de vida, arriésgate a tener detalles de cariño para los que te quieren, ten orden en tus pequeños espacios personales con que cuentas en tu casa, así aprendemos luego a organizar grandes respuestas de servicio al hermano. Basta poco para hacer grandes cosas. Reflexiona: ¿en mi casa tengo detalles de servicio cargado de amor con mis hijos, esposo/a?