Pensar Un Pacto Escolar Hoy.

 ¿Qué es un pacto? 


 Juan Orlando Garcia 
nardi67@hotmail.com 

La palabra escuela tiene tantas connotaciones, como sectores hay en ella. Allí siempre nos percatamos con múltiples y diversos espacios, según gustos, pedidos o solicitudes basadas en la finalidad de su creación. Sin dudas que aquí hubo quienes pactaron su construcción a través de acuerdos. A la vista está que aquellas partes se comprometieron en algún momento a que cada una de ellas pondría lo mejor y su mayor esfuerzo para alcanzar el objetivo: Construir un edificio escolar con ciertas particularidades. Esto es un pacto, “un acuerdo” entre partes en busca de un objetivo común. Pero 

¿Qué sucede hoy, dentro de esos espacios pactados hace décadas? 

Nuestra historia educativa y el origen de la escuela primaria tradicional, parten de un modelo pedagógico europeo cuyas matrices apuntaban a construir regiones “dependientes” muy distintas a las actuales. 

Pero pensando en presente creo que, debemos renovar nuestro pacto educativo. Poner sobre la mesa un pensamiento actualizado y contextualizado, que nos ayude a reflexionar nuevamente y así poder comenzar con un nuevo recorrido mediante el cual sigamos avanzando hacia una tarea docente con muchas más tonalidades inclusivas y nuevas estrategias que nos puedan trasladar más allá de los muros escolares. Para actuar también, en aquellas “periferias” que viven muchos de nuestros estudiantes. 

Sigamos involucrándonos, colegas. Continuemos siendo actores principales en experiencias educativas directas y transformadoras de acciones que movilizan innovadoras propuestas que no “aburren”. 

En este sentido nuestro pacto escolar pos pandemia, no será una utopía, Dios mediante sin dudas, será una realidad. Siempre y cuando nosotros, los profesionales de la educación latinoamericana sinceramente nos comprometamos a continuar en el intento de reducir la desigualdad educativa. Que dicho sea, se invierte tanto tiempo, esfuerzo y dinero para transformarla o erradicarla totalmente. 

¿Será posible esto, colegas? Creo que sí. Hagamos el pacto, entonces.