Ecología Integral

Autora: Dra. Petra Ramírez.
Animadora de la Pastoral Universitaria. Diócesis de Guadualito Estado Apure

Desde la doble mirada pedagógica y ecológica, la temática ambiental data desde tiempos remotos, pues existe una relación entre el hombre y la naturaleza, con el recorres del tiempo aprendió a beneficiarse de lo que brinda como una manera de sobrevivir en unión con el medio ambiente. Por consiguiente desde el espacio formativo Foro Chats: Hablemos de Educación, se dedica un apartado para discernir las ideas del Cuarto Capítulo de la Encíclica Laudato SI “Ecología Integral” iluminada con una frase donde se conjugan las ideas de este apartado “No hay dos crisis separadas, una ambiental y otra social, sino una sola y compleja crisis socio-ambiental”.

Bajo estas luces, se coloca el punto de atención sobre la ecología humana, ambiental económica social y cultural, es decir, integral aquello que está completo, a lo que no le faltan partes. Igualmente señalar que el problema ecológico se halla fuertemente relacionado con otros problemas actuales. Dicho de otra manera que, para una visión ecológica completa no puede mirarse solo un determinado aspecto, sino que hay que colocar cuidado al conjunto.

Según acopio bibliográfico consultado la Ecología ambiental la define el Papa, como aquella que estudia las relaciones entre los organismos vivientes y el ambiente donde se desarrollan. Estas relaciones son tan profundas y conforman una red medioambiental tan rica que su deterioro y destrucción suponen nuestra propia ruina. Como dice Francisco, estamos incluidos, somos parte y estamos interpenetrados en el medio ambiente.

En armonía con lo expresado, la frase darle una mano a la naturaleza invita a hacer una inflexión pues tan catastrófica es la desaparición de especies animales y vegetales como la pérdida de culturas y comunidades locales que son apremiantes tomar acciones prácticas e inmediatas. El Papa Francisco recuerda que junto con el patrimonio natural, hay un patrimonio histórico, artístico y cultural, igualmente amenazado.

Ante estas verbalizaciones, parte esencial de la ecología integral implica también analizar el espacio donde transcurre la existencia de las personas, puesto que los escenarios que nos rodean influyen el modo de ver la vida, de sentir y de actuar. Esto es lo que el Papa Francisco llama la ecología de la vida cotidiana: Hace falta cuidar los lugares comunes, los marcos visuales y los hitos urbanos que acrecientan nuestro sentido de pertenencia, nuestra sensación de arraigo, nuestro sentimiento de estar en casa dentro de la ciudad que nos contiene y nos une.

Otro asunto relevante que se considera centro y unión de estas distintas ecologías que conforman una ecología integral y humana se encuentra el principio del bien común, se puede decir que es el conjunto de condiciones de la vida social que ayudan a todo grupo y a cualquier persona humana a alcanzar su plenitud y perfección. Tres verbos a tener en cuenta, según el Papa: El bien común presupone los derechos básicos e inalienables de la persona humana. El bien común también reclama el bienestar social y el desarrollo de los diversos grupos intermedios, especialmente la familia. Finalmente, el bien común requiere la paz social y la práctica de la justicia distributiva.

Las pinceladas descritas invitan hacer una transversalidad entre la Reconstrucción del Pacto Educativo Global y el canto de la Encíclica Laudato Sí, que al hacer una vinculación se tienen que armar un equipaje que incluye: volver a construir, a edificar, a restaurar, a renovar (trato, vocabulario, actitud, pensamiento, actuar, conectar, transformar, inspirar, entre otros). Para seguir siendo fieles y promotores del cuidado de la madre tierra; se tiene que fomentar una ecología de aprendizaje un entorno que fomenta y apoya la creación de redes y comunidades útiles para el desarrollo del ser humano, estableciendo una serie de elementos clave que sirven de puente para comprender el cuidado, protección y defensa de la Casa Común visto como un proceso de tejidos, conectividad y diversidad.

A modo de colofón, con las tecnologías digitales surgen nuevos nichos de aprendizaje que se suman a la educación formal y que necesitan ser articulados a lo como a lo largo de toda la vida. Por lo tanto les dejo las siguientes inquietudes: ¿Vives desde la gratitud?, ¿Consideras todo lo que eres y tienes es parte de un don recibido gratis y que estás llamada a compartir? y ¿Con quién lo compartirías?