¿Puedo opinar sobre educación y ecología sin ser educador o se trata de intrusionismo?

Jorge Montilla /Contador Público/ Gerente de Negocios
Educador por vocación

Cuando recibí la llamada del Departamento de Educación de la CEV, invitándome a participar como facilitador en el foro chat, no entendí porqué lo hicieron. Soy Contador Público y mi experiencia es en el área gerencial – bancaria. Sin embargo no dude en decirles que sí ya que he participado en los foros y varios cursos que ha impartido @ceveducacion y me gusta cómo lo hacen, además que me apasiona la educación, creo que es imprescindible para saber guiar-fuera como su etimología latina educare expresa originalmente. Saber transmitir el conocimiento, las ideas y a la vez recibir el feedback sacando las buenas iniciativas, preguntas y puntos de vistas de los estudiantes, equipo de trabajo, compañeros, jefes, es esencial en cualquier ámbito si se espera avanzar. Me alegré mucho preparé el material que encontré muy interesante y les quiero compartir hoy. Por cierto si les interesa saber la razón que me dieron cuando les pregunté  les invito a seguir leyendo.

Entrando en materia, quiero explicarles el capítulo V de la Laudato si haciendo uso de anécdotas como recurso didáctico con el fin de hacer el contenido más amigable y adaptado a la realidad del país.

El tema central de la encíclica es la relación hombre – naturaleza – Dios. En los capítulos anteriores el papa pone en el tapete la crisis ecológica actual, sus causas, consecuencias de hoy y mañana, en el capítulo V propone unas líneas de orientación y acción indicándonos qué hacer y cómo hacerlo, todo ello atravesado por el hilo conductor y cosedor del diálogo. .

Todo está conectado por fuera es el mensaje central del papa en el apartado I del capítulo referido al diálogo en la política internacional. En él, el papa invita a no solo estar conscientes en las consecuencias perjudiciales sino que desde nuestras capacidades, ofrezcamos soluciones creativas con perspectiva global, siendo para ello necesario “superar la miopía de meros intereses nacionales”. Además señala que ciertamente se han logrado ciertos avances en las cumbres mundiales sobre el ambiente pero los pasos dados por el movimiento ecológico mundial se han concretado gracias a la presión de la sociedad civil que ha logrado que la política y la economía tomen cartas en el asuntos respecto al medio ambiente.

Ejemplo 1: la Unión Europea es la máxima expresión de la integración económica manifestada desde la tenencia de una moneda común hasta la creación de organismos supranacionales que toman decisiones por encima de los intereses particulares de cada país miembro. Las reformas agrarias de Europa han tenido más criterios de impacto ambiental tomando algunas decisiones, como por ejemplo la dedicación de un porcentaje de área cultivable a un uso más ecológico, sin embargo dichas medidas han provocado consecuencias no intencionadas como la deforestación en África, Latinoamérica o el sudeste de Asia. Esto es como la señora que al sacar el agua de su casa inunda la del vecino.

Todo está conectado por dentro y eso se evidencia en que la desigualdad e injusticia no son solo a nivel internacional sino también a nivel nacional por eso la urgencia de un diálogo hacia las nuevas políticas nacionales y locales. Es menester establecer regulaciones adecuadas y vigilancia de la aplicación de las normas así como control de la corrupción. En Venezuela dicho ejercicio  corresponde al  Poder Ciudadano, concretamente la Procuraduría General.

La construcción de una agenda ambiental a largo plazo se ve impedida por dos factores: la miopía de la construcción de poder, dónde anteponen los intereses electorales ante cualquier cosa y la falta de continuidad de las políticas con los cambios de gobierno.

Ejemplo 2: en 1979 se creo en Venezuela el Ministerio para el Desarrollo de la Inteligencia presidido por el Dr. Luis Alberto Machado, desde el que se impulso un programa de Educación al alcance de todos para que en las escuelas se enseñara a pensar. Machado tenía la certeza de que el cambio se generaba educando, desarrollando el pensamiento crítico que formase conciencias en cabezas bien amobladas. Lamentablemente esta iniciativa de acabó cuando cambió el gobierno y el partido de turno.

El apartado III es diálogo y transparencia en los procesos decisionales. En este apartado el papa pide claridad, consenso y tomar en cuenta las consecuencias ambientales a la hora de emprender un proyecto. La ejecución de los proyectos lleva una fase de planificación, es en ésta etapa del proceso que debe tomarse en cuenta el estudio acerca del impacto ecológico que ocasionará cuidando de no generar contaminación acústica, reducción de la amplitud visual, pérdida de valores culturales, basura, deforestación, entre otros que pueden afectar la calidad de vida de las personas. Si la innovación tecnológica ayuda a mejorar la calidad de vida de las personas no debe ser para desmejorarla por otro lado. La comunidad tiene un rol fundamental de participación en el proceso decisional de los proyectos.

Ejemplo 3: Recuerdo una vez que el gobierno quiso contruir casas de misión vivienda en unos terrenos que estaban desocupados dentro de la urbanización donde viven mis padres. La comunidad se alzó y lo impidió porque iba a bajar el valor de los inmuebles además de los problemas de convivencia que podía ocasionar. Me pregunto si habrían tomado la misma actitud tratándose de una medida en contra del ambiente

El apartado política y economía en diálogo para la plenitud humana habla de repensar y replantear los modelos económicos y políticos actuales. La política no debe someterse a la economía y ésta no debe someterse al paradigma eficientista de la tecnocracia. Hoy, pensando en el bien común, necesitamos que la política y la economía, en diálogo, se coloquen decididamente al servicio de la vida, especialmente de la vida humana.

La producción no es siempre racional, muchas veces ocurre una sobreproducción de algunas  mercancías con un impacto ambiental innecesario, que al mismo tiempo perjudica a muchas economías regionales dice Francisco. Originalmente se produce para cubrir una necesidad. ¿Cómo hacen para aumentar la producción? Disminuyendo la vida útil del producto o bajando su precio consiguiendo que la gente compre de a mucho porque está económico. Así sucede en China con costos de mano de obra muy bajos y un costo social y medio ambiental muy alto pues en este  esquema de ganancia dice el papa que “no hay lugar para pensar en los ritmos de la naturaleza, en sus tiempos de degradación y de regeneración”

¿Qué pasa con la política? En la mayoría de los casos tiene mala fama. Aunque es ella la única responsable de su propio descrédito, por la corrupción y por la falta de buenas políticas públicas. Si el Estado no cumple su  rol en una región, algunos grupos económicos pueden aparecer como benefactores y detentar el poder real, sintiéndose autorizados a no cumplir ciertas normas, hasta dar lugar a diversas formas  de criminalidad organizada. Necesitamos una política que piense con visión amplia, y que lleve adelante un replanteo integral, incorporando en un diálogo interdisciplinario los diversos aspectos de la crisis.

Finamente el papa destaca del diálogo de las religiones con las ciencias lo que puede aportar cada una desde su campo en pro del ambiente. En estos tiempos parece que hubiera una supremacía de la ciencia sobre la religión, como si el saber científico fuera lo más serio y acertado que puede hablar de la realidad.

Por ello Francisco recuerda que el saber científico no es absoluto y que de hecho se ve limitado por su mismo método. ya que no todo es empíricamente demostrable, hay realidades que trascienden. Por eso la religión tiene mucho que decir al respecto. Eso sí, la fe supone la razón, no la excluye, y por razón incluyo el saber científico.

Más del 80% de la población se declara religiosa. Cuánto éxito encontrarían si entran en un diálogo entre ellas orientado al cuidado de la naturaleza, a la defensa de los pobres. Francisco extiende está invitación al diálogo a las ciencias entre ellas.

Ejemplo 4. Imagínen una escena dónde hay un artista enfermo en su camilla, le acompañan cuatro personas. El especialista, que conoce el historial médico del paciente, además con su formación médica es capaz de ofrecerle un diagnóstico preciso y el tratamiento. La enfermera que sabe por dónde tomarle la vía, qué le cae bien y qué no. El manager que conoce el potencial artístico de nuestro actor, su impacto en los medios y sobre todo el dinero que puede producir. Finalmente está la esposa que tiene años viviendo con él y que además, lo ama. Definitivamente todos lo conocen desde un aspecto específico y todos pueden contribuir a su sanación, pero ninguno como quien más lo ama, su esposa. Espero que esta analogía sirva para mostrar lo importante que es la ciencia, las religiones, la política, la economía, la sociedad civil. Todas en conjunto y con sus capacidades pueden hacer grandes aportes a la recuperación de la salud de nuestra casa común.

Ahora compartiré algunas opiniones e inquietudes planteadas en el foro chat por los participantes y organizadores.

  • La economía capitalista es recalcitrante en su génesis, anti humanista, la economía socialista es aberrantemente utópica. Según su criterio cómo se podría alcanzar esa economía humanista, ambientalistas y cristiana. A la luz de la encíclica el papa no propone modelos económicos, políticos o educativos concretos, más bien incita a permear en los modelos para que desde su línea puedan apuntar a una verdadera plenitud y calidad de vida del planeta y humana. Sin embargo hay una corriente de ecología verde que propone la producción de bienes con vida cíclica que a ejemplo de la naturaleza, puedan ser reciclados dando oportunidad a la generación de otros.
  • ¿Cómo entender la eficiencia para llegar a una plenitud feliz? ¿Para ti qué es ser eficiente y cómo lo pones en práctica? Para mí ser eficiente es alcanzar los objetivos con el mayor aprovechamiento de los recursos disponibles, es decir, implica invertir un tiempo de calidad. Si bien es muy importante ser eficiente, cabe destacar que esto no lo es todo como viene a plantear el eficientismo. La eficiencia la pongo en práctica con equilibrio. ¿De que sirve ganar más a costa de exprimir los recursos naturales o de qué sirve ser eficiente por encima de ser amoroso, grato o espiritual? La pareja, Dios, los amigos, son relaciones que no pueden ser gestionadas con simples parámetros de eficiencia, hace falta mucho más si queremos hablar de plenitud y felicidad.
  • Jorge, soy contadora, ¿que puedo aportar yo sobre estos temas si no son de mi área? Yo también soy contador y respondiendo a la pregunta del título, no soy intruso. Recuerda que para la recuperación del “enfermo” hace falta la participación de todos los involucrados con él, esto en cuánto a la casa común. Respecto al tema educativo, el papa Francisco dice que para la formación de un niño hace falta la ayuda de toda una aldea como reza el proverbio africano. La Aldea está conformada por el hogar, la escuela, la iglesia, la empresa, las instituciones del estado, los diferentes grupos culturales, las universidades, en fin todas las realidades de la sociedad, lo que hace falta es actitud de apertura al diálogo, a las buenas ideas y ganas de impactar positivamente la realidad. Esto lo tienen clarísimo desde el departamento de educación de la CEV, por eso les comparto la respuesta que me dieron cuando les pregunté por qué me invitaron como facilitador sin ser docente de profesión. Me respondieron: “suelo asegurar que tengo un don en captar en la gente su esencia creativa y transformadora. Me gusta saber que hay mucha gente talentosa con ganas de aportar que solo necesitan un espacio para hacerlo. Lo del Pacto Educativo ha sido una oportunidad para seguir poniendo en práctica esto y de sumar a todos los que estén dispuestos a descubrir la vocación educadora de toda profesión, esa la razón de que no me importa que no seas docente de profesión, eres un gran educador por vocación”.

Quedo sin más que expresar que la gratitud por la oportunidad de trabajar, pensar y compartir mi reflexión. Animo a todos los que deseen volar en sueños y aterrizar en acciones a participar de la reconstrucción del Pacto Educativo en Venezuela.

Ecología Integral

Autora: Dra. Petra Ramírez.
Animadora de la Pastoral Universitaria. Diócesis de Guadualito Estado Apure

Desde la doble mirada pedagógica y ecológica, la temática ambiental data desde tiempos remotos, pues existe una relación entre el hombre y la naturaleza, con el recorres del tiempo aprendió a beneficiarse de lo que brinda como una manera de sobrevivir en unión con el medio ambiente. Por consiguiente desde el espacio formativo Foro Chats: Hablemos de Educación, se dedica un apartado para discernir las ideas del Cuarto Capítulo de la Encíclica Laudato SI “Ecología Integral” iluminada con una frase donde se conjugan las ideas de este apartado “No hay dos crisis separadas, una ambiental y otra social, sino una sola y compleja crisis socio-ambiental”.

Bajo estas luces, se coloca el punto de atención sobre la ecología humana, ambiental económica social y cultural, es decir, integral aquello que está completo, a lo que no le faltan partes. Igualmente señalar que el problema ecológico se halla fuertemente relacionado con otros problemas actuales. Dicho de otra manera que, para una visión ecológica completa no puede mirarse solo un determinado aspecto, sino que hay que colocar cuidado al conjunto.

Según acopio bibliográfico consultado la Ecología ambiental la define el Papa, como aquella que estudia las relaciones entre los organismos vivientes y el ambiente donde se desarrollan. Estas relaciones son tan profundas y conforman una red medioambiental tan rica que su deterioro y destrucción suponen nuestra propia ruina. Como dice Francisco, estamos incluidos, somos parte y estamos interpenetrados en el medio ambiente.

En armonía con lo expresado, la frase darle una mano a la naturaleza invita a hacer una inflexión pues tan catastrófica es la desaparición de especies animales y vegetales como la pérdida de culturas y comunidades locales que son apremiantes tomar acciones prácticas e inmediatas. El Papa Francisco recuerda que junto con el patrimonio natural, hay un patrimonio histórico, artístico y cultural, igualmente amenazado.

Ante estas verbalizaciones, parte esencial de la ecología integral implica también analizar el espacio donde transcurre la existencia de las personas, puesto que los escenarios que nos rodean influyen el modo de ver la vida, de sentir y de actuar. Esto es lo que el Papa Francisco llama la ecología de la vida cotidiana: Hace falta cuidar los lugares comunes, los marcos visuales y los hitos urbanos que acrecientan nuestro sentido de pertenencia, nuestra sensación de arraigo, nuestro sentimiento de estar en casa dentro de la ciudad que nos contiene y nos une.

Otro asunto relevante que se considera centro y unión de estas distintas ecologías que conforman una ecología integral y humana se encuentra el principio del bien común, se puede decir que es el conjunto de condiciones de la vida social que ayudan a todo grupo y a cualquier persona humana a alcanzar su plenitud y perfección. Tres verbos a tener en cuenta, según el Papa: El bien común presupone los derechos básicos e inalienables de la persona humana. El bien común también reclama el bienestar social y el desarrollo de los diversos grupos intermedios, especialmente la familia. Finalmente, el bien común requiere la paz social y la práctica de la justicia distributiva.

Las pinceladas descritas invitan hacer una transversalidad entre la Reconstrucción del Pacto Educativo Global y el canto de la Encíclica Laudato Sí, que al hacer una vinculación se tienen que armar un equipaje que incluye: volver a construir, a edificar, a restaurar, a renovar (trato, vocabulario, actitud, pensamiento, actuar, conectar, transformar, inspirar, entre otros). Para seguir siendo fieles y promotores del cuidado de la madre tierra; se tiene que fomentar una ecología de aprendizaje un entorno que fomenta y apoya la creación de redes y comunidades útiles para el desarrollo del ser humano, estableciendo una serie de elementos clave que sirven de puente para comprender el cuidado, protección y defensa de la Casa Común visto como un proceso de tejidos, conectividad y diversidad.

A modo de colofón, con las tecnologías digitales surgen nuevos nichos de aprendizaje que se suman a la educación formal y que necesitan ser articulados a lo como a lo largo de toda la vida. Por lo tanto les dejo las siguientes inquietudes: ¿Vives desde la gratitud?, ¿Consideras todo lo que eres y tienes es parte de un don recibido gratis y que estás llamada a compartir? y ¿Con quién lo compartirías?

0800-LAUDATO: Un llamado a la conciencia, ante la crisis ecológica actual

Por Herminio R. Bello Ordaz
Coordinador Nacional de Pastoral de Fundación La Salle de Ciencias Naturales

La humanidad está llamada a tomar conciencia de la necesidad de realizar cambios de estilos de vida, de producción y de consumo, para combatir este calentamiento (crisis ecológica) o, al menos, las causas humanas que lo producen o acentúan“.

Laudato Si, 23

Recientemente conversando con mi hija menor sobre las nuevas tecnologías, le comentaba que antes que existieran los dispositivos o teléfonos inteligentes, había quien pidiera por alguna razón, que alguien lo despertará con una llamada. De seguro algunos de ustedes han tenido la oportunidad de viajar y hospedarse en un hotel o posada, y además solicitar a la recepción que en la mañana los despierten con una simple llamada telefónica. Como compañeros de viaje en esta gran aventura que se llama Reconstrucción del Pacto Educativo Global, les invito a estar atentos al llamado que Dios nos hace por medio del papa Francisco en su encíclica Laudato Si, para despertar nuestra conciencia ante la actual crisis ecológica.

Y es que a propósito de las reflexiones que se han generado en los ForoChat Hablemos de Educación y Pacto Educativo como espacios privilegiados de diálogo y encuentro, que lleva adelante el Departamento de Educación de la Conferencia Episcopal Venezolana, un aproximado de cuatrocientas (400) personas de diferentes estados de Venezuela y algunos países de Latinoamérica, hemos tenido la oportunidad de compartir diversas temáticas relacionadas a la Reconstrucción del Pacto Educativo. Un tema fundamental que se ha abordado, ha sido precisamente la encíclica Laudato SI.

En esta oportunidad, he querido puntualizar algunos elementos de vital importancia para seguir acrecentando nuestra conciencia ecológica, a partir de la reflexión del tercer capítulo de la encíclica Laudato Si, que trata sobre la Raíz humana de la crisis ecológica, que representa una clara exhortación para afrontar los desafíos que nos interpelan ante la problemática ambiental, y a la vez, una invitación permanente para colaborar en el cuidado de nuestro planeta. Y es justamente aquí, donde las acciones vividas por cada persona que habita en esta casa común, empiezan a ser cuestionadas para identificar hasta donde somos responsables de esta crisis ecológica.

Adentrémonos pues, en una sinopsis sobre las enseñanzas que el papa Francisco nos ofrece en este tercer capítulo de la encíclica Laudato Si, que como ya hemos dicho, hace referencia a la Raíz humana de la crisis ecológica. Comienza el papa Francisco, por develar que las causas profundas de la actual crisis ecológica, son principalmente, generadas por el ser humano. Tanto la degradación ambiental como la degradación social hunden sus raíces en tres causas vitales: la dependencia de la tecnología y su lógica de poder ilimitado, la globalización del paradigma tecnocrático, y una comprensión del ser humano desde un relativismo práctico.

Vamos a encontrar en la tecnología, dos caras de una misma moneda, por un lado su creatividad para el progreso, y por el otro lado sus ansías de poder ilimitado. Dice el papa Francisco que la tecnología debe estar al servicio de un progreso más sano, más humano, más social, más integral. Por el contrario la globalización del paradigma tecnocrático asume la tecnología desde un modelo que condiciona la vida de las personas y el funcionamiento de la sociedad. Y ante esta cultura tecnológica, el papa Francisco presenta la cultura ecológica, que promueve a partir de ella una educación y una espiritualidad ecológica integral, que en articulación, conforman una resistencia ante el avance de la cultura tecnocrática.

Todo lo anterior se suscita por la comprensión del hombre desde el antropocentrismo moderno, que ha desplazado la realidad por la técnica, debilitando el valor que el mundo tiene en sí mismo. Frente al antropocentrismo moderno, el Papa Francisco advierte, que No habrá una nueva relación con la naturaleza, sin un nuevo ser humano”, porque “No hay ecología, sin una adecuada antropología”. Podemos aseverar que la visión del hombre moderno está caracterizada por un relativismo práctico, donde el ser humano se coloca a sí mismo en el centro, y todo lo demás se vuelve relativo. El papa Francisco expone que es necesario una verdad objetiva, y unos principios universalmente válidos, para superar este relativismo práctico.

Por su parte, la comprensión moderna del trabajo ha quedado desvirtuada y reducida a mera productividad, y solo búsqueda de beneficio económico. Para el papa Francisco, el trabajo es la manera en que el hombre, transforma la realidad existente para ayudar a brotar las potencialidades que Dios mismo colocó en las cosas. Así mismo, los riesgos de la investigación biológica y la manipulación genética  vienen dados por su aplicación inadecuada y excesiva. En ese orden de ideas, expresa el Papa Francisco en la encíclica, que la técnica separada de la ética, difícilmente será capaz de autolimitar su poder, por lo cual es necesario unir la técnica a la ética.

Por último el papa Francisco afirma que la crisis ecológica es una manifestación externa de la crisis ética, cultural y espiritual de la modernidad, y no podemos pretender sanar nuestra relación con la naturaleza y el ambiente sin sanar todas las relaciones básicas del ser humano. Así mismo, nos recuerda que no todo está perdido, porque los seres humanos somos capaces de degradarnos hasta el extremo, pero también podemos sobreponernos, volver a optar por el bien, y regenerarnos más allá de todos los condicionamientos mentales y sociales.

Después de compartir algunas pinceladas de los apartados del tercer capítulo de la encíclica,  sigamos profundizando y formulemos algunas interrogantes, que incentiven nuestra reflexión e interpelen nuestra praxis cotidiana, porque la conciencia ante la gravedad de la crisis cultural y ecológica, necesita traducirse en nuevos hábitos.

  1. ¿De qué manera consideras que contribuyes (positiva o negativamente) a la crisis ecológica actual? ¿Estás dispuesto a reconocer las omisiones o las faltas cometidas?
  2. ¿Qué mundo esperas dejar a las futuras generaciones? ¿Te comprometes a iniciar tu conversión ecológica y restablecer una relación armoniosa con la naturaleza?
  3. ¿Qué acciones concretas propones realizar para promover una conciencia de respeto y cuidado por la naturaleza, que ayuden a resolver la crisis ecológica actual?

Finalmente, podemos decir que vivimos en un mundo que nos cautiva, no tanto por los grandes acontecimientos que nos presenta, sino por las grandes sensaciones que cotidianamente nos brinda. Todos conocemos las posibilidades de la tecnología moderna por medio de las imágenes y sonidos que ofrece, y como seduce especialmente a las nuevas generaciones. Una de las grandes cualidades del mundo de hoy, cada vez más globalizado y secularizado,  es que favorece el individualismo y el intimismo. Por eso, nuestro constante desafío, debe ser salir de nosotros mismos, para centrarnos en Dios y en su plan de salvación a favor de la humanidad.

No vaya a pasar, como a aquel hombre que orando le pedía a Dios diciendo: Dame fuerzas para cambiar el mundo, e iba al mundo y no cambiaba nada. Después volvía nuevamente, oraba y decía: Dame fuerzas Señor para cambiar a mi familia, amigos, vecinos; y no cambiaba absolutamente nada. Al final se dio cuenta, regreso y oro con humildad y le dijo al Señor desde la serenidad de su corazón: Señor dame fuerzas para cambiar, porque no son los demás los que deben cambiar, soy yo el que debe cambiar. Y desde ese momento empezó a dar fruto su trabajo, porque el cambio había empezado en su corazón. Aún en la cultura contemporánea, incluso entre tantas contradicciones, aflora una nueva exigencia de espiritualidad, impulsada también por el influjo de otras religiones. Por eso primero pidamos a Dios nos conceda el don de discernimiento.

Ciertamente los problemas ambientales no pueden resolverse de forma aislada, todos debemos contribuir y ser partícipes de la solución. Recordar que no estamos solos, que soñar juntos nos permite mirar el presente con esperanza, lo que nos da la certeza de otro mundo posible. Y es que compartir los sueños, nos impulsa a dar los primeros pasos para reconstruir el pacto educativo. En nuestro país, esto nos exige a todos pensar en el bien común y avanzar en un camino de diálogo, que requiere sobre todo paciencia, dedicación y entrega. Por esta razón, es más urgente que nunca, que nuestras familias, escuelas y comunidades se conviertan en auténticos espacios privilegiados de encuentro. Poner en práctica la actitud sugerida por el Papa Francisco de escucha paciente, dialogo compartido y mutua comprensión, que permita elevar nuestra conciencia crítica cristiana, en favor de nuestros hogares, nuestros trabajos y la sociedad en general. La idea, es poder recapacitar acerca de la gravedad de la realidad ecológica actual, de la manera como nos relacionamos con el mundo, y tomar conciencia, que formamos parte de una comunidad global.

Podemos reconocer en esta crisis ecológica, un llamado de emergencia para redescubrir la fe que nace de los acontecimientos salvíficos que Dios en su pedagogía de amor nos va ofreciendo, nos interpela, y permite descubrirlo en lo cotidiano. No cabe duda que la tecnología ha hecho obsoletas algunas cosas, pero otras como la fraternidad y la solidaridad, son virtudes que el mundo necesitará siempre. En la constante agitación de nuestra vida cotidiana, nos hemos olvidado de todo esto, presumo que solo necesitábamos para despertar a esta realidad, un llamado a la conciencia: 0800-Laudato, una línea ecológica celestial, de cobertura universal, disponible los 365 días del año, las 24 horas del día, con saldo ilimitado totalmente pago.

Y ahora qué? Hacer vida el llamado de Dios, asumiendo un compromiso personal y comunitario, para cultivar juntos el sueño de un humanismo más fraterno y solidario, que responda al plan salvífico de Dios para la humanidad. Bendigamos a Dios Padre Creador, porque nos concede el rocío del cielo y la fertilidad de la tierra, y por su providencia divina la enriquece y produce cosecha abundante; que la semilla de la conciencia que ha sido sembrada hoy en nuestras mentes y corazones, permita participar de la plenitud de la vida y demos frutos en abundancia. Que María de Coromoto nos acompañe y proteja con su amor maternal.

A los docentes…

Carmen Morantes. Profesora jubilada, agente de pastoral. Tucupita, Delta Amacuro. 

Apreciados Docentes les Habla Carmen Morantes Coordinadora de la Pastoral Educativa del Vicariato Apostólico de Tucupita les invitó a estar Unidos en oración por todos nuestros estudiantes, por el mundo entero, por nuestras familias y por nosotros mismos.  Pongamos en manos de Dios nuestras preocupaciones y miedos, Él es el único que nos puede ayudar.  Usemos nuestras redes sociales para llevar mensajes de paz y aliento desde nuestras casas, podemos hacerlo.  Lo que hoy nos afecta también nos permite estar Unidos en nombre del Señor educando de manera sencilla como él nos enseñó.

No olvidemos cumplir las normas recomendadas. Quédate en casa que la obediencia ya viene de Dios, con la obediencia estaremos bendecidos y en comunión con él.

Laudato Si

Edward Alexander Guerra Van der velde
Diócesis de Margarita
Docente de la U.E.L.B “Ricardo Márquez Moreno” y U.E. Colegio “Juan Griego”

Hablar de Educación es un tema que debe ser de interés no sólo para los docentes, sino también para la sociedad en general. Además de proveer conocimientos, la educación enriquece la cultura, el espíritu, los valores y todo aquello que nos caracteriza como seres humanos.

Actualmente uno de los temas más relevantes es el cuidado de nuestro planeta, nuestra casa común, razón por la cual esta reflexión gira en torno al Capítulo II de la encíclica del Papa Francisco “Laudato Si”. El cual menciona la tremenda responsabilidad que tenemos con respecto a la creación, el lazo íntimo que existe entre todas las criaturas, y el hecho de que el ambiente es un bien colectivo, patrimonio de toda la humanidad y responsabilidad de todos. Por consiguiente, desde la educación es importante resaltar las riquezas culturales de los pueblos, el arte y realizar acciones que involucren todos los actores sociales para el rescate y conservación de nuestros espacios naturales. De igual forma, estamos llamados a que a partir de nuestra fe, eduquemos que por ser parte de la creación tenemos compromisos ecológicos que brotan desde nuestras convicciones.

Recordemos que fuimos creados por amor a imagen y semejanza de Dios y que debemos convivir a partir de 3 relaciones fundamentales: con Dios, el Prójimo y con el planeta. Entonces, los docentes, debemos educar para que podamos usar las bondades que nos ofrece el planeta pero a su vez que tenemos el deber de protegerlo y garantizar su fertilidad para las futuras generaciones, así como quitar el falso pensamiento de que somos los dueños del mundo.
Desde nuestras aulas debemos fortalecer la capacidad de reflexión, la argumentación, la creatividad, la interpretación, la elaboración artística y otras capacidades inéditas que muestran una singularidad que trasciende el ámbito físico y biológico, implicando el surgimiento de un ser personal que le permita establecer no solo una relación tu a tu, sino también una relación con el ambiente que le rodea. Así mismo, debemos resaltar la importancia de conservar cada especie en el planeta pues su función se hace necesaria para mantener el perfecto funcionamiento de este, por lo que se hace necesario desarrollar virtudes ecológicas es decir; humildad, autocontrol, gratitud, templanza, paciencia, caridad, diligencia; las cuales pueden ayudarnos a restaurar nuestras relaciones con la naturaleza y a vivir en comunión con ella.

Sin embargo, cuando buscamos educar para proteger y defender el ambiente no debemos limitarnos solo a eso, sino que debemos incluir también el trato, defensa y protección del ser humano. Pues, de nada vale ser el mejor defensor del planeta y ser indolente y despreocupado por los problemas o situaciones del hermano, vecino, compañero de trabajo o aquel desconocido que vemos en la calle pidiendo limosna. Por tanto, debemos educar desde el amor, la ternura, compasión y humildad para que esos valores se pongan en práctica con todas aquellas criaturas que nos rodean.

Entonces, nuestra formación debe impulsar la reducción de desigualdades y promover el respeto y los derechos humanos, sociales, políticos y económicos. Y hacer entender que todos (ricos, pobres, blancos, de color, del campo o la ciudad) tenemos los mismos derechos sociales, económicos, educativos y laborales.

Este capítulo nos invita a ver el mundo tal como Jesús lo hizo y actuar como él. En otras palabras, admirar la naturaleza, ser parte y vivir en equilibrio con ella, respetar la dignidad humana, a actuar con humildad, a preocuparse por el otro, a santificar el trabajo y a su vez trabajar no solo por nuestra propia satisfacción sino por el bien común. Todo esto lo resume el Papa Francisco en una ecología integral, la cual posibilitará un cambio de rumbo y una verdadera conversión ecológica.

A propósito de la contingencia

Anónimo

Para nadie es un secreto el flagelo que en estos tiempos azota al mundo entero. Todas las naciones, razas y lenguas no hacen otra cosa más que hablar de esta pandemia, que se vive actualmente, que ha dado un giro voraz a la vida tan movida de la sociedad; un giro quizás inesperado y desconcertante; pero que al mismo tiempo debería ser esperanzador posiblemente nos preguntemos ¿en qué puede ser esperanzador? La respuesta radica en que  gracias a esta pandemia se nos ha permitido reflexionar (acallando nuestra soberbia) que muchas veces somos indiferentes encerrados  en la comodidad de nuestra zona de confort olvidamos las maravillas de la vida: la familia, los amigos, el compartir y porque no la vida misma. Nos perdemos en la agitación de un mundo que vive en constante mutaciones.

Por tal motivo es tiempo de empezar a reestructurar nuestras vidas: empezar a crear cada día una sociedad más justa, más humana, mas fraterna, más real, más perfecta.

Es tarea de todos construir el mañana que queremos y anhelamos. Es tarea: del médico, el docente, el trabajador, del anciano, del joven, del adulto y del niño luchar para renovar y restaurar el presente ensamblando las bases para un futuro hermoso. Es real que el futuro es incierto, desconocido y misterioso; pero vale la pena soñar por aquello hermoso y feliz que trascienda más allá de nuestra razón.

Aprovechemos este tiempo propicio para reflexionar, compartir, soñar, aprender y disfrutar como dijo Charles Chaplin “la vida es una obra de teatro por eso baila, ríe, llora no vaya a ser que el telón caiga y la obra quede sin aplausos”.

Hablemos de Educación, Protagonistas de una historia común

Edda Duque Acosta
Docente del Colegio “Monseñor Benítez”

El tema central del Foro Chat “Hablemos de Educación, Protagonistas de una historia común”, específicamente en la entrega de la Semana 8 (Jueves 25 de Junio del 2020), cuya reflexión gira en torno al Capítulo I de la Encíclica Laudato Si, “Que le está pasando a nuestra Casa”,  el cual es muy pertinente debido a que nuestro planeta en las últimas décadas está experimentando  fenómenos naturales  de trascendencia e impacto heredado del maltrato y mal uso de los recursos naturales, tales como lluvia ácida, deforestación, desertificación, cambio climático, pérdida de la biodiversidad, contaminación y degradación en general, entre otros.

En este sentido, debemos ser portavoces para marcar la diferencia en nuestros hogares, comunidades, en cualquier espacio, de manera presencial o virtual, porque en la unión o conformación de alianzas estratégicas multidisciplinares, se puede lograr un cambio positivo si realmente queremos contar con un planeta más equilibrado.  Por lo tanto, se requiere además una revisión de los currículos para actualizar y contextualizar sus contenidos en materia de Educación Ambiental, donde los valores humanos y ecológicos sean fundamentales.

Asimismo, es necesario que los docentes, principalmente en los niveles de Media General y Universitario, se den la tarea de conocer el marco legal vigente en el país, en materia de Derecho Ambiental y difundirlo para romper de una vez por todas, con la desidia e ignorancia para cuidar y proteger la Casa Común, la cual cada día está sometida a la explotación irracional de sus recursos.

De esta manera, al reflexionar sobre las tristes realidades que están afectando a nuestra Casa Común, se abre un abanico de opciones para rescatar y fortalecer los recursos existentes, asumiendo acciones de responsabilidad social tanto individual como colectivas.

Antes de continuar, sería muy interesante, recordar acontecimientos históricos de la Educación en nuestro país, datos muy propicios para el camino de la Reconstrucción del Pacto Educativo en Venezuela.

En primer lugar, me refiero al 25 de junio de 1910, hace ya un siglo y un década, cuando el Ministro de Instrucción, Doctor Trino Baptista Gómez, decretó el Primer Código de Instrucción Pública de la era gomecista y en términos generales, este instrumento jurídico estableció la distinción entre la educación pública y privada e incluyó la supervisión de los planteles de ambas modalidades por parte de los funcionarios del Ministerio de Instrucción. 

Y en segundo lugar, el 27  de Junio de 1870, un siglo y medio ha transcurrido del famoso Decreto Ejecutivo, expedido por el Presidente, General Antonio Guzmán Blanco, cuyo autor fue el Ministro, Doctor Martín J. Sanabria, al darse un primer avance en la consolidación del principio de Estado Docente, al integrar las cláusulas de gratuidad y obligatoriedad de la educación primaria y gracias a él han podido educarse generaciones tras generaciones, carentes de recursos económicos, sector considerado como el más desfavorecido, tal como lo considera el Santo Padre en su documento papal publicado en el 2015.

Retomando, el objeto del presente artículo, desde mi convicción personal y como docente católico, les invito a continuar reflexionando de una manera más exhaustiva esta Encíclica Social Laudato Si, conocida como la Encíclica Verde, porque sin luz intelectual y conciencia ecológica activa no se puede concebir a las sociedades del Siglo XXI porque nuestra Casa Común se encuentra inmersa en graves problemas ecológicos sin consideraciones éticas. 

El Papa Francisco, en nombre de la Iglesia, hace un llamado al diálogo para llegar a respuestas integrales y dejar a las generaciones futuras un legado, donde se garantice una mejor calidad de vida y preservar cada uno de los elementos que conforman los ecosistemas, principalmente el acceso al agua potable y segura como un derecho humano básico, fundamental y universal.

Por lo tanto, debemos ser garantes y dar testimonio de nuestras decisiones, las cuales deben caracterizarse como asertivas y vinculadas con los valores humanos, cristianos y ecológicos.  Además, no podemos continuar con esta indiferencia generalizada, escapando de nuestra responsabilidad cristiana, social y principalmente, ética, asumir con madurez una conducta justa, protectora, multiplicadora sobre el cuidado y protección del Planeta y así disfrutar a plenitud de cada una de las bondades creadas por Dios y tener libertad para estar en contacto directo con la naturaleza.

El sumo Pontífice no pierde las esperanzas que a través del diálogo, se formen alianzas estratégicas para reorientar el rumbo de la gestión empresarial con responsabilidad social y por supuesto, su llamado de despertar conciencia ante “lo que le está pasando a nuestra Casa” es un gran desafío que es superable siempre y cuando, desde nuestros ámbitos, familiar o profesional, iniciemos ese gran cambio en pro de nuestra Casa Común, como por ejemplo, modificando nuestros estilos de vida, de producción y principalmente, erradicar “la Cultura del Descarte”, la cual concibe que tanto la vida humana y como el medioambiente son instrumentos de lucro a favor de la economía y el consumo globalizado.  Por lo tanto, es urgente, internalizar este llamado hacia una economía mundial sustentable y equitativa, que debe converger en frenar el voraz flagelo de la degradación ecológica y social.

Tal como lo expresé como participante en la Webinar “Ecología Integral, una pedagogía para el cuidado de la Casa Común” cada quien tiene fortalezas y oportunidades que se deben aprovechar en pro de nuestro crecimiento intelectual y ahora, como docentes renovados y transformados desde la esperanza, nuestro compromiso moral y ecológico es difundir el mensaje de la Encíclica Laudato Si y así garantizar estrategias para diseñar acciones para alcanzar la conversión ecológica global, tan necesaria, quizás hasta imprescindible, en este contexto impregnado de indiferencia ante el panorama devastador de nuestra Casa Común.

¡Basta de soñar!; como docentes católicos, debemos sensibilizar a todos, ser portadores de una Educación basada en Valores Ecológicos, sin importar edades, profesión y estrato social, y juntos como una gran familia, convertirnos en los Guardianes Permanentes de la Obra de Dios y así, comenzar a restituir nuestra deuda ecológica.

Mensaje

Diego Andrés Moreno. Estudiante de 3er año. 14 años. Boconó, Trujillo. 

Como estudiante mi mensaje hacia nuestra sociedad es;

Para nadie es un secreto el catastrófico momento por el que estamos pasando cada uno de nosotros, sin embargo, debemos mantenernos en calma, mantenernos en casa.

Aprovechemos este tiempo para dialogar con Dios, para llenarnos de fe y de comprensión.

Como jóvenes y como ciudadanos debemos ser resilientes ante todos estos sucesos. Confiando plenamente en Dios pronto superaremos esto, recordemos que somos venezolanos, que somos fuertes y ante todas las cosas somos guerreros del amor❤

Sin más nada que agregar, me despido bendiciéndoles y deseándoles una cuarentena llena de salud y espiritualidad.

La inteligencia emocional en la familia

Jesús Cabrera, venezolano en Santiago de Chile

@jesus.cabrera

Refiere a la capacidad de percibir, comprender y evaluar las emociones en el contexto familiar. Algunos investigadores sugieren que la inteligencia emocional se puede aprender, fortalecer y mejorar siguiendo determinadas estrategias, mientras que otros afirman que es una característica innata difícilmente mejorable.

Desde 1990, Peter Salive y John D. Mayer han sido los principales investigadores sobre este concepto fundamental de la actual psicología.

En su influyente artículo “Inteligencia Emocional “, definen la inteligencia emocional como “la capacidad de controlar los sentimientos y emociones, tanto propios como ajenos, de discriminar entre ellos y utilizar esta información para guiar nuestro pensamiento y nuestra conducta.” (1990).

Se trata de una habilidad absolutamente esencial en la formación, el desarrollo y la mejora de las relaciones personales, y a diferencia del cociente intelectual, que no cambia de manera significativa durante toda la vida, nuestra Inteligencia Emocional puede evolucionar a medida que crecemos y aprendemos.

Cuatro factores de la Inteligencia Emocional

Salive y Mayer (1990) propusieron un modelo que identifica cuatro factores en la inteligencia emocional:

Percibir las emociones: El primer paso en la comprensión de las emociones es percibirlas con precisión. En la mayoría de casos, esto implica la comprensión de las señales no verbales como el lenguaje corporal y las expresiones faciales.

Razonamiento emocional: El siguiente paso consiste en utilizar las emociones para promover el pensamiento y la actividad cognitiva. Las emociones ayudan a priorizar, y respondemos emocionalmente a las cosas que focalizan nuestra atención.

Comprender las emociones: Las emociones que percibimos pueden tener una gran variedad de significados. Si alguien está expresando emociones de ira, el observador debe interpretar la causa de su ira y lo que podría significar.

Manejo de las emociones: La capacidad de manejar las emociones de manera efectiva es una parte clave de la inteligencia emocional. Regular las emociones, respondiendo apropiadamente, así como responder adecuadamente a las emociones de los demás son dos aspectos importantes de la gestión emocional.

¿Qué papel juegan nuestras emociones en el día a día? ¿Consideras que las emociones como la tristeza o el enfado son sanas?

Fuente: https://psicopedia.org/1093/inteligencia-emocional-guia-practica-para-la-familia/

Valentía de formar personas disponibles al servicio

Thomas Chacón, Coordinador del Programa de Liderazgo Universitario

En la construcción de un nuevo pacto educativo para el cuidado de la creación a la que nos invita el papa Francisco, la valentía de formar personas disponibles al servicio es base del bien común ideal para los intercambios generados como consecuencia de algún tipo de educación porque conducen a la cooperación y al emprendimiento tanto social como financiero. Esta valentía se observa, por ejemplo, de manera especial en el empresario Siervo de Dios Enrique Ernesto Shaw (1921-1962); quien está en proceso de beatificación, iniciado por quien en su momento fue el Cardenal Bergoglio, por promover e impulsar el crecimiento humano de sus trabajadores inspirándose en la Doctrina Social de la Iglesia, generando una educación humana que responde a las necesidades universales con seres libres y responsables, que reconocen la necesidad de integrarse y de colaborar con sus semejantes y con capacidad de comunión en el orden del conocimiento posible en el comercio del amor factible en la generosidad; porque toda sociedad es digna cuando cada uno de sus miembros, gracias a la propia capacidad de conocer el bien, lo busca para sí y para los demás generando intercambios comerciales que sean beneficiosos para todos los implicados.

De igual manera, la servicio a los demás no es uniforme, sino que reviste múltiples expresiones, que en términos económicos cada quien es remunerado de acuerdo a sus aportes y que se perfecciona con la caridad cuando quienes tienen mayor capacidad de remuneración ayudan a quienes verdaderamente lo necesitan.

Por último, el servicio impulsa a los seres humanos a asociarse con el fin de alcanzar objetivos que exceden las capacidades individuales, desarrolla las cualidades de la persona, en particular, su sentido de iniciativa y de responsabilidad y ayuda a garantizar sus derechos y a producir bienes y servicios en función al bien común.

Por otra parte, al identificar la capacidad creadora como elemento fundamental del servicio, se crea para si mismo y para los demás por medio de una educación de formación sin límites de la persona en relación con su entorno, el cual requiere comprensión lectura, capacidad de abstración, razonamiento riguroso y el desarrollo cognitivo de una acertada educación para servir mejor a la humanidad.