VI Jornada de Reflexión Educativa: En la educación se encuentra la semilla de la esperanza

Caracas.- El Departamento de Educación del Secretariado Permanente del Episcopado Venezolano realizó desde el pasado jueves 19 de noviembre hasta el sábado 21 de noviembre del 2020 la “VI Jornada de Reflexión Educativa: En la educación se encuentra la semilla de la esperanza”, encuentro realizado en la plataforma virtual de zoom.

Estuvieron presente en este encuentro; Monseñor Juan de Dios Peña Rojas, Presidente de la Comisión Episcopal de Educación; la Lcda. Carmen Amelia Reyes, Directora del Departamento de Educación, el Lcdo. José Luis Andrades, Gerente General de APEP; el Lcdo. Bladimir Pérez en representación de la AVEC – Central; además de la representación de las Arqui-diócesis y Vicariatos: Barquisimeto, Valencia, Calabozo, Mérida, Coro, Apure, Trujillo, Barcelona, El Tigre, Tucupita, Machiques, Margarita; las coordinaciones regionales de APEP: Aragua y Calabozo-Apure; Coordinadores de los programas y áreas de servicio del Dpto. de Educación y sus integrantes.

La jornada tuvo como objetivo ser un espacio de encuentro, reflexión, diálogo y formación entre los coordinadores y asesores de pastoral educativa con énfasis en su papel como evangelizadores de la cultura a través de la educación, para la transformación social. En este sentido, se llevaron adelante distintos espacios de formación y diálogo, momento I: Mirando el Pacto educativo desde la Realidad, dirigido por el Prof. Carlos Calatrava, Director de la Escuela de Educación de la UCAB; momento II: Conversatorio: 7 rutas y 4 claves del Pacto Educativo, facilitado con los testimonios del Prof. José Antonio Villamizar, responsable de formación del Consejo Nacional de Laicos y la Lcda. Marlene Vallenilla, miembro del programa Educar es Tareas es Todos y finalmente el Momento III: De los Global a lo local, rutas de acción para la Reconstrucción del Pacto Educativo.

También se valoró el trabajo de los programas y áreas de servicio del Departamento, que cada día se enfocan en actualizar el profesionalismo de sus docentes en el área académica y espiritual,  creando redes para tener nuevas alianzas en pro de desarrollar la Reconstrucción del Pacto Educativo en Venezuela de manera eficaz, donde prevalezcan las virtudes del Dr. José Gregorio Hernández y proyectando las  3 valentías que nos invita a llevar a cabo el Papa Francisco, en función  de esto poder  trabajar desde la globalidad a la localidad, como hermanos en un misma Pastoral Orgánica.

En el encuentro se resaltó el mensaje del Papa Francisco quien nos invita a escuchar el grito de las nuevas generaciones, que manifiesta la necesidad y, al mismo tiempo, la oportunidad estimulante de un renovado camino educativo, que no mire para otro lado, favoreciendo graves injusticias sociales, violaciones de derechos, grandes pobrezas y exclusiones humanas; desde el Departamento de Educación, y con gran compromiso en este tiempo de confinamiento, hemos acompañado, animado y renovado este compromiso por y con la juventud, los docentes y sus familias, ofreciendo constantemente espacios de encuentro a partir de la Escucha Paciente, el Diálogo Constructivo y la Mutua Comprensión.

PACTO EDUCATIVO GLOBAL: “Educar es un acto de esperanza.” – Papa Francisco. Mensaje de las ONG educativas a la sociedad venezolana

“Para educar a un niño se necesita una aldea entera”

Proverbio africano. 

El Papa Francisco nos pide unirnos al Pacto Educativo Global

Las ONG Educativas de Venezuela, convocadas el pasado martes 20 de octubre por el Departamento de Educación del Secretariado Permanente del Episcopado Venezolano, en comunión con la Comisión Episcopal de Educación de la Conferencia Episcopal Venezolana y desde su programa “Educar es Tarea de Todos”, hemos tenido un primer encuentro alrededor de la idea planteada por el Papa Francisco de conformar un “Pacto Educativo Global” y a partir de dicho encuentro, enviamos el siguiente Mensaje de Esperanza a la sociedad venezolana. 

De acuerdo con el Papa Francisco, en su mensaje de relanzamiento del “Pacto Educativo Global” emitido el 15 de octubre pasado, la educación en el mundo sufre la pandemia en todos los niveles del subsistema educativo, mostrando una marcada disparidad en cuanto a oportunidades formativas y disponibilidad de recursos tecnológicos para acceder a ella, a la que se le suma el alerta reciente de organismos internacionales sobre una “catástrofe educativa”, que pone en riesgo de abandono de las aulas a unos diez millones de niños y, también, a unos 250 millones de ser excluidos de toda actividad educativa. 

Recordó el Papa, igualmente, que “la educación es una cuestión de amor y responsabilidad que se transmite, de generación en generación, como antídoto natural a la cultura individualista, que a veces degenera en un verdadero culto al yo y a la primacía de la indiferencia”. 

Finalmente realizó un especial llamado a “los hombres y mujeres de ciencia, de la cultura y el deporte, a los artistas y a trabajadores de los medios de comunicación, para que formen parte de este pacto y, a través de su testimonio y trabajo, promuevan los valores de cuidado, paz, justicia, bondad, belleza, aceptación de los demás y hermandad”. 

Estas palabras traen consigo la importancia de la valentía, la esperanza y la convicción de hacer de la educación algo transcendental para el mundo; por esto pidió que la misma brinde respuesta a siete compromisos personales: 

  1. Poner en el centro de todo proceso educativo, formal e informal, a la persona. 
  2. Escuchar la voz de los niños y jóvenes a los que transmitimos valores y conocimientos.
  3. Fomentar la plena participación de las niñas en la educación. 
  4. Ver en la familia al primer e indispensable educador. 
  5. Educar y educarnos para acoger, abriéndonos a los más vulnerables y marginados. 
  6. Comprometernos a estudiar para encontrar otras formas de entender la economía, la política, el crecimiento y el progreso. 
  7. Salvaguardar y cultivar nuestra Casa Común. 

Un Pacto que nos involucra a todos

El Departamento de Educación del Secretariado Permanente del Episcopado Venezolano, desde su programa “Educar es Tarea de Todos”, logró consolidar el “Encuentro Nacional de Organizaciones No Gubernamentales Educativas”, el cual contó con la participación de 21 Organizaciones. La experiencia sirvió para dar a conocer la labor social que cada una de ellas realiza, entender los desafíos a los que se enfrentan en la actualidad y qué proponen ellas para superarlos.

En una reflexión conjunta a través del encuentro, fue asumido el compromiso por implementar acciones y estrategias, no solo de manera individual como ONG sino, también, como organizaciones de la sociedad civil que trabajan, sinérgicamente, por transformar la realidad educativa en Venezuela. Todo lo anterior con miras a mantener nuestro compromiso de trabajo colectivo, de manera que podamos contribuir en la reconstrucción del “Pacto Educativo” en nuestro país. 

Por ello, asumiendo el camino de convertir a Venezuela en una Aldea Global de la Educación, nos planteamos acciones compartidas producto de la reflexión y de este proceso de sinergia colectiva. Hicimos, en conjunto, referencia a lo importante que es poner a la persona en el centro de todas nuestras acciones educativas y por esto, planteamos nuestros compromisos e ideas en torno a las siguientes áreas de acción: 

El reconocimiento entre nuestras organizaciones 

Creemos en la necesidad de mantener acciones articuladas en el camino del trabajo de nuestras organizaciones de la sociedad civil, por ello es esencial el reconocimiento de las que nos encontramos trabajando en pro de la educación en Venezuela, promover el trabajo en red y las alianzas que conformen, finalmente, la idea que el Papa Francisco nos ha dado y se concreten, pues, las tareas previstas en este “Pacto” y en el encuentro que sostuvimos. 

La labor en materia de promoción de los DDHH 

Es necesario tener el conocimiento y, en primera instancia, la idea de la promoción de los DDHH en nuestros equipos de trabajo y, luego también, promoverlos y darlos a conocer a los beneficiarios de nuestra acción: niños, niñas, adolescentes, jóvenes, mujeres, adultos, familias. Aprovechar las potencialidades que tienen las Redes Sociales para generar campañas, especialmente en esta sintonía de dar a conocer y promover los DDHH, de manera tal que el venezolano pueda entender cuáles son sus derechos para mantener una vida digna. Nuestro deber es articularnos con las ONG y todos aquellos que trabajen a favor de los Derechos Humanos, de tal manera que nos puedan ofrecer formación y acompañamiento. 

Asumir una cultura y visión de paz 

Creemos que nuestro rol como ONG en este tema de ciudadanía, debe ir orientado hacia fomentar la cultura de paz donde, a través de las redes que construimos, promovamos la participación ciudadana y el entendimiento entre todos los sectores de la sociedad, siendo esta tarea la que nos permite trascender en nuestra labor como organizaciones. 

La importancia y el interés en los temas ambientales 

Hemos visto la necesidad de plantear diversos proyectos para involucrar a todos los sectores de la sociedad civil en torno a los temas ambientales, fomentar la formación y multiplicar el mensaje, de manera que podamos llevar a la agenda del día lo que está sucediendo en el mundo. De esta forma, podremos generar el acercamiento a espacios gubernamentales, a nivel estatal y municipal, con iniciativas y programas que contribuyan con la protección ambiental. 

Sobre la fraternidad y el desarrollo 

Como organizaciones hemos iniciado, a través de este “Pacto”, un nuevo camino para desarrollar alianzas y estrategias que, en nuestra diversidad, nos permitan aportar en lo educativo un grano de arena frente a lo que vivimos, lo cual, en el corto plazo, también nos dará luces sobre exigencias y planteamientos necesarios para el fortalecimiento de la ciudadanía y la sociedad venezolana. 

Las ONG asumimos el desafío y nos comprometemos con el Pacto Educativo Global 

Nos hemos comprometido para que nuestros próximos pasos sean garantes del desarrollo del “Pacto Educativo Global”, por ello, de acuerdo a la visión dada por el Papa Francisco, avanzamos en nuestros planteamientos en torno al mañana y cómo, desde nuestra labor, podemos hacer esto realidad, preservando este espacio de encuentro, escucha y diálogo. 

Las diferentes ONG que trabajamos en el Hecho Educativo en sus múltiples variantes (Educación no formal, formación y actualización del personal docente, defensores de la Educación como Derecho Humano, defensores de la dignidad del educador y de sus justas reivindicaciones económicas y de protección social, promotores de la modernización del sistema educativo en sus contenidos curriculares y didácticos, promotores del uso de herramientas tecnológicas presentes hoy en día al servicio de la educación, bienhechores que proporcionan, dentro de sus capacidades, porciones alimenticias que responden a los requerimientos calóricos-proteicos de los niños y jóvenes), que nos hemos encontrado por iniciativa del Departamento de Educación del Secretariado Permanente del Episcopado Venezolano desde su Programa “Educar es Tarea de Todos”, hacemos nuestras las palabras del Papa Francisco, ya que estamos convencidos que nuestros esfuerzos y luchas están dirigidos directamente a la esperanza de nuestro país y del mundo. 

El camino que muchos hemos iniciado hace años y que ahora, ante este llamado del Papa Francisco recogido por la Conferencia Episcopal Venezolana, nos permite proseguir en compañía de otros, algunos que hasta hace pocos días no nos conocíamos y otros que sabiendo que estábamos en esta hermosa senda de la Educación no nos habíamos permitido encontrarnos, ahora nos hemos sentado, escuchado pacientemente, dialogado constructivamente y concientizando que tenemos muchas más potencialidades trabajando en sinergia, respetando siempre nuestras diferencias, llegamos a la mutua comprensión. 

Estos espacios nos han permitido presentar conclusiones que nos servirán como ruta frente a los días por venir, la cual se unirá con el camino ya adelantado por el Departamento de Educación, que en el último año se ha dedicado a trazar la Hoja de Ruta del “Pacto Educativo” en Venezuela y por la labor de las diferentes organizaciones que han aportado, desde sus espacios, la promoción de la educación en el país. 

En medio de lo que vivimos, es necesario mirar hacia adelante con valentía y esperanza; son muchas las ONG dedicadas a la educación en Venezuela y visualizamos hacia el futuro nuestro trabajo en sinergia y en pro de la reconstrucción del “Pacto Educativo Global”, integrándonos en una red colaborativa y asumiendo las cuatro rutas de trabajo planteadas por el Papa Francisco. 

Recordando que debemos concebir nuestro trabajo “desde la convicción de que la educación es una cuestión de amor y responsabilidad”, entendemos que la educación es una herramienta transformadora de la sociedad. Es por esto que en Venezuela hemos de visualizar a las organizaciones sociales como agentes de cambios, y este paradigma debe ser asumido conscientemente por estas y ser planificado para que pueda tener incidencia en la vida del país. 

Todo pasa por la educación, nada está aislado de ella, si queremos asumir la reconstrucción de este “Pacto educativo”, debemos asumir nuestro compromiso con la transformación del país desde la centralidad del ser humano como sujeto de su propio desarrollo. 

“Es hora de mirar hacia adelante con valentía y esperanza. Que nos sostenga la convicción de que en la educación se encuentra la semilla de la esperanza” – Papa Francisco.

Comisión redactora:

Ramón Echegaray. ETT

Herminio Bello. ETT

Yhony Delgado. ETT

Albern Mendoza. Fundación Casa Arturo Uslar Pietri.

María Flores. Fundamad

José Villamizar. UDSE

Organizaciones no Gubernamentales que suscriben el documento: 
Departamento de Educación del SPEV
Centro Comunitario de Investigación (CENCIS)
Fundación  Casa Uslar Pietri
Fundación Amigos del Adolescente (FUNDAMAD)
Fundación Aulas que Hablan
Unidad Democrática del Sector Educativo (UDSE)
ALPANNA
Red Joven Venezuela
Red Venezolana de Organizaciones para el Desarrollo Social (Redsoc)
Huellas Venezuela
Fundación Bengoa
Servicio Comunitario para la Formación Integral (SERCOFI)
Esperanza Joven  
Fundación Creo en Ti
Fundación  Mujer y Ciudadanía
Jóvenes Emprendedores de Venezuela
Núcleo Investigación Educativa UPEL-IMPM
Centro de Investigación Social 
Fundación MMG
Asociación Nacional de Institutos Educativos Privados (ANDIEP)
Formación y Estudios de las Mujeres (CISFEM)

Encuentro con Organizaciones No Gubernamentales (ONG) Educativas

Caracas.- El 20 de octubre del 2020, el Departamento de Educación del Secretariado Permanente del Episcopado Venezolano continuando con las actividades   de la Reconstrucción del Pacto Educativo en Venezuela realizó el Encuentro con Organizaciones No Gubernamentales (ONG) Educativas, bajo las plataformas virtuales zoom y WhatsApp.

Estuvo presente en el encuentro Mons. Juan de Dios, Obispo de El Vigía, y Presidente de la Comisión Episcopal de Educación, el desarrollo de la actividad estuvo  a cargo  de la Licenciada Carmen Amelia Reyes Directora Ejecutiva del Departamento de Educación del Secretariado Permanente del Episcopado Venezolano junto a la Coordinadora del programa Educar es tarea de todos la Licenciada Blaxinia Espinoza; con la participación de las Organizaciones No Gubernamentales (ONG), Centro comunitario de investigación, Casa Uslar Pietri, Fundación Aulas que Hablan, Funda Mat, Unidad Democrática del Sector Educativo, Red Joven Venezuela, Fundación Alpanna, Movimientos Huellas Venezuela, Fundación Bengoa, Esperanza Joven, Fundación creo en ti, Fundación REDSOC, Mujer y Ciudadanía, Jóvenes Emprendedores de Venezuela, Fundación Sercofin,Fundación MMG y Fundación CECODAP.

El encuentro por zoom tuvo como base las 3 actitudes fundamentales; la escucha paciente mediante la presentación de diversas organizaciones No Gubernamentales (ONG) Educativas y de las situaciones de la realidad que afectan y desafían la labor educativa en Venezuela, dialogo constructivo, y convergencia global ya que es necesario contar con estas actitudes y desafíos para generar acciones concretas. “Es necesario escuchar a todos los actores educativos y ustedes como organizaciones que se dedican a educar o acompañar aquellos que educan son un eslabón fundamental en esta alianza de la educación” Licenciada Carmen Amelia Reyes Directora del Departamento de Educación de la CEV.

Bajo la plataforma virtual WhatsApp se generó un espacio de encuentro, para lograr sinergia como actores sociales en la Reconstrucción del Pacto Educativo Global, en este proceso se presentan 4 rutas de trabajo, las cuales son guías para la orientación de la labor de las Organizaciones no Gubernamentales (ONG) Educativas, de una forma articulada fortaleciendo el trabajo de red y colaborativo; Comunidad y derechos humanos, La paz y la ciudanía, Ecología integral y Fraternidad y desarrollo.

Se requiere un esfuerzo más allá de nuestras organizaciones para alcanzar la reconstrucción del sistema educativo con un enfoque multidisciplinario” Coral Rodríguez- Jóvenes Emprendedores.

“Cada ONG debe reconocer desde su espacio las debilidades ecológicas y de esta manera crear programas de formación que contribuyan con un ambiente sano” Lohana Espinoza-Esperanza Joven.

Gracias al encuentro con las Organizaciones No Gubernamentales se llevara a cabo un documento dirigido a la sociedad en general de parte de la ONG Educativas, a partir de esta experiencia se reflejó los desafíos que cada una debe enfrentar ante la realidad educativa venezolana de cara a la Reconstrucción del Pacto Educativo en Venezuela.

XIV Encuentro Nacional de Pastoral Universitaria: “Hacia una Pastoral Universitaria Profética y Renovada para los Nuevos Tiempos”

Caracas.- El Departamento de educación del Secretariado Permanente del Episcopado Venezolano, junto a la Pastoral Universitaria  realizo los días  22,23 y  24 de octubre del 2020, el XIV Encuentro Nacional de Pastoral Universitaria: “Hacia una Pastoral Universitaria Profética y Renovada para los Nuevos Tiempos”, bajo las plataformas virtuales WhatsApp, Zoom, YouTube, Facebook Instagram y Facebook.

El Encuentro contó con la bienvenida de Mons. Juan de Dios Peña, Presidente de la Comisión Episcopal de Educación; la Lcda. Carmen Amelia Reyes, Directora Ejecutiva del Departamento de Educación; el Lcdo. Erinson de Jesús Bustamante, coordinador del Equipo Animador de Pastoral Universitaria y Mons. Jesús Alfonso Guerrero, Obispo de Barinas, Diócesis anfitriona del encuentro. 

El objetivo principal del encuentro fue propiciar un espacio de comunión y participación entre todos los agentes de Pastoral Universitaria, donde se pone en común la realidad universitaria, la iluminación con la Palabra de Dios y el Magisterio de la Iglesia, y en actitud de discernimiento se llegan a acuerdos que  brinden líneas comunes de trabajo en el anuncio del Evangelio, el protagonismo del laico católico y el diálogo fe-razón en las universidades.

El encuentro nacional es un espacio de comunión con agentes de Pastoral Universitaria de las distintas circunscripciones eclesiásticas  (Arquidiócesis/ Diócesis/ Vicariatos) del país. Esta edición XIV fue realizada de forma virtual, respondiendo a la realidad actual. Bajo el lema: Una Pastoral Universitaria profética y renovada para los nuevos tiempos.

Se desarrolló en comunidades de vida con los modelos de San Alberto Hurtado, Santa Teresa Beneficia de la Cruz (Edith Stein) y el Venerable José Gregorio Hernández  (modelo y próximo beato de la Pastoral Universitaria). En dichas comunidades, los participantes que las integraron caminaron juntos en la oración, la fraternidad y el trabajo grupal.

La temática del encuentro giró en torno al Plan Nacional de Pastoral Universitaria, en tres momentos: Ver, Juzgar y Actuar.

El encuentro fue una respuesta concreta en medio de la pandemia a la Pastoral Universitaria de Venezuela. Los participantes mostraban gratitud y ánimo renovada por esta experiencia de comunión: “El encuentro ha representado una oportunidad para continuar este camino, para encontrar nuevas luces y seguir con ánimo en medio de lo que vivimos hoy”.

LA NEURODIDÁCTICA UNA NUEVA FORMA DE HACER EDUCACIÓN

Autora: Dra. Mary Baldayo
Animadora de la Pastoral Universitaria. Diócesis de Guasdualito Estado Apure

A lo largo de la historia, la educación ha sufrido transformaciones, no sólo de cambios socioeconómicos sino también en las diversas posturas científicas y pedagógicas de cada momento por lo que el ser humano transita.  No obstante, en los tiempos presentes, ante una sociedad creciente, cambiante y cada vez más exigente, las instituciones formativas enfrentan retos que indudablemente implican innovaciones, para dar respuestas a la sociedad actual. Es por ello, que la enseñanza depende en su mayoría de los estilos de aprendizaje que posee cada individuo, de modo que es necesario romper la brecha que caracteriza a profesores que enseñan con técnicas del siglo XIX a escolares del siglo XXI; de allí se demanda la figura del maestro actualizado, cualificado, con características de facilitador del aprendizaje, motivador, cooperativo y práctico.

Por lo tanto, es imprescindible, que los docentes y las instituciones educativas se transformen hacia una potente dirección; en este sentido se aborda una nueva forma de enseñar y aprender, como es la Neurodidáctica, visto como una rama de la pedagogía basada en las neurociencias, que otorga una nueva orientación a la educación. En armonía con lo anterior, brinda una oportunidad metodológica para abarcar las dimensiones del ser desde lo cognitivo, físico, afectivo, emocional y espiritual, dando de esta manera una visión holística del estudiante.

En el caso de la educación las tendencias vigentes se enfocan en modelos que resaltan la construcción del conocimiento tanto por los estudiantes como por los profesores, ésta relación permite generar nuevos saberes. En este sentido, se presenta el trabajo del profesional (innovador, emprendedor, empático, esperanzador y solidario) para brindar herramientas que potencien las habilidades y al mismo tiempo facilitar una motivación permanente.

Para seguir brindando soportes de tipo experiencial, esta disciplina tiene un componente espacial llamado emoción, este ingrediente es fundamental tanto para el que enseña como para el que aprende, no hay proceso de enseñanza verdadero si no se sostiene sobre esa columna. Es necesario admitir entonces, que el binomio emoción/cognición es indisoluble, intrínseco al diseño anatómico y funcional del cerebro. Es por ello, que la escuela es el lugar ideal para el aprendizaje, a diferencia de la instrucción que se puede efectuar en otros lugares, como el hogar o comunidad, que implican aspectos como socialización e interacción con un grupo de personas de la misma edad.

En este proceso de formación, la figura de ser docente necesita ser renovada, por ser la persona que tiene la responsabilidad de educar mente, corazón y alma de cada individuo de la sociedad. En tal sentido Neurodidáctica brinda un espacio para mejorar la práctica pedagógica, integrando conocimientos sobre funcionamiento y desarrollo cognitivo en el ámbito educativo.

Ante los señalado es oportuno preguntarse ¿A través de la Neurodidáctica se puede generar una nueva forma de enseñar?  ¿Puede asumir el educador un nuevo rol para cambiar con su práctica, estructura química y la actividad eléctrica del cerebro del estudiante?

En suma, la dupleta Neurodidáctica/docente en estos tiempos de pandemia otorga respuestas a una educación que promueva la pedagogía humanista, con una escucha paciente que busca un diálogo constructivo, colocando al otro en el centro, creando redes de cooperación, acuerdos, alianzas, logrando paso a paso la reconstrucción de un nuevo tejido social que tiene como base la Pedagogía del Amor. “Educar es una gran obra de construcción en constante transformación” Papa Francisco.

¿CÓMO CULTIVAR E INCREMENTAR LOS VALORES EN LA FAMILIA EN ÉPOCA DE CONFINAMIENTO?

¿CÓMO CULTIVAR E INCREMENTAR LOS VALORES EN LA FAMILIA EN ÉPOCA DE CONFINAMIENTO?

Prof. Yris Chirinos/ Docente Jubilada
Coordinadora Parroquial del Programa ERE
Pastoral Educativa Parroquia “San Francisco de Asís”

La humanidad actualmente está padeciendo una profunda crisis debido a la pandemia del coronavirus (covid-19), afectando a la sociedad en diferentes ámbitos como en la salud, lo económico, lo educativo, lo moral y social entre otros aspectos relevantes, trayendo consigo un confinamiento donde el llamado es a “quedarse en casa”, salir lo estrictamente necesario; oportunidad que Dios nos está permitiendo compartir la mayor parte del tiempo con nuestras familias, momentos propicios para aprovechar este aislamiento social haciendo inversión útil de este preciado tiempo.

     El Papa Francisco en uno de sus mensajes recientes nos dice que debemos valorar la familia como la primera escuela de todos, es allí donde se construyen los valores, pensamientos, sentimientos, afectos y actitudes, siendo los adultos los mejores maestros que en unión entre todos sus integrantes conforman un equipo familiar.

     El hogar es la principal e ineludible escuela, donde se crean valores especialmente el del amor en comunión, dimensión fundamental en todo proceso formativo, es ser mediador en la ayuda al niño y al joven a abrir su corazón, enriquecerlo de valores y virtudes que llevarán consigo en el camino de la vida como verdaderos hijos de Dios y buenos ciudadanos, donde pueda convivir en paz y armonía con su entorno. Esta situación del confinamiento nos abre un compás de análisis para llenar esos vacíos de espacio familiar, con experiencias colmadas de sabiduría y realidades enriquecedoras, enfatizando en el amor a Dios y al prójimo como factores claves para desenvolvernos en un mundo donde clama mayor justicia social, equidad e igualdad.

     Esta primera escuela se debe colmar de aprendizajes significativos, diseñando un plan de acción pastoral familiar que contenga actividades estimulantes, motivadoras para niños y jóvenes, acciones que los impulsen a ser sembradores de esperanza que fortalecerán la familia, descubriendo a Dios a través de su palabra y en la práctica de su misericordia, a sostener la Fe y vivirla como la verdadera familia de Nazaret. Se propone ejecutar actividades religiosas como parte de nuestra fe cristiana católica, que, alimenten y nutran nuestra mente, espíritu y corazón como: Rezo del rosario en familia, oír las misas por medios de comunicación radiales, televisivos e internet, lectura de la palabra y análisis de textos bíblicos y meditar sobre salmos y parábolas, construir oraciones diurnas y nocturnas entre otras. Así mismo se propone realizar actividades pedagógicas productivas como talleres de tejidos, bordados manualidades, expresión literaria, oratoria, técnicas de comunicación, expresión plástica, música, deportes así como la creación de otras de interés personal y colectivo familiar. El ideal de esta pastoral familiar en confinamiento es continuar con el proceso formativo que debe avanzar en la formación de ciudadanos críticos, coherentes con la realidad existente y quienes serán los protagonistas de la transformación y mejoras de la sociedad, forjando bases sólidas de autoestima, generosidad, respeto, justicia, responsabilidad y lealtad que se conjugan en un todo, manifestándose con mejor calidad de vida en el entorno que nos rodea.  Así podemos decir, que La Educación Es Tarea De Todos y en tiempo de confinamiento mayor oportunidad para el crecimiento educativo, que genere oportunidades para la Educación Religiosa Familiar, nuestra Iglesia Domestica en salida a la sociedad del amor y servicio.

Se Realizó Encuentro de los equipos de apoyo del Departamento de Educación de la SPEV e Instituciones aliadas

Caracas.-  Los día 3 y 4 de septiembre del 2020 se realizó el segundo encuentro de los equipos de apoyo, programas e instituciones aliadas del Departamento de educación del Secretariado Permanente del Episcopado Venezolano, bajo la plataforma  virtual  Zoom, Instagram y WhatsApp. El encuentro presentó dos días de actividades en la cual participaron: como instituciones aliadas: AVEC, APEP y Consejo nacional de Laicos, además el Equipo Animador de la Pastoral Universitaria, y los equipos de Programas: Educación Religiosa Escolar, Educar es tarea de todos, Formación Docente, Formación para el Liderazgo Universitario.

El encuentro inició la salutación de  Monseñor José de la Trinidad Fernández, obispo auxiliar de caracas y Secretario General de la Conferencia Episcopal Venezolana, Monseñor Mariano José Parra Sandoval Arzobispo de coro y miembro de la comisión de Educación del Secretariado Permanente del Episcopado Venezolano y de la Lcda. Carmen Amelia Reyes, Directora ejecutiva del Departamento de Educación.

En el primer bloque del espacio se propició el compartir la vida, una actividad frecuente en estas reuniones, que busca estrechar lazos de fraternidad y amistad entre los participantes,  en esta oportunidad se compartió la vida en tiempos de cuarentena bajo la premisa: saber estar, saber acompañar y ser solidarios. Se compartió a los presentes un material audiovisual, donde se pudo observar las actividades llevadas a cabo durante los últimos 6 meses, realizado por el equipo del departamento de comunicación.

Seguidamente se realizó el Foro Chat “El Pacto Educativo ¿realidad o ficción?” el cual se llevó a cabo  en la plataforma virtual de WhatsApp, dirigido por Monseñor Fernando Castro, obispo de la Diócesis de Margarita, en donde explicó los siguientes temas:

Pacto Educativo: sentido común. Se requiere enamorase de una idea. Se construye el tejido Social. Sentido de pertenencia: ¿Eres promotor del  Pacto Educativo Global?  Y, Rebanando la torta. Esta actividad culminó en un diálogo constructivo, luego de la escucha paciente con los integrantes del encuentro que fue muy oportuno y enriquecedor para todas las partes.

En la plataforma virtual de Instagram se llevó a cabo la Adoración al Santísimo Sacramento, una hora santa con el Padre Néstor Briceño Lugo, Párroco de la iglesia de la Transfiguración del Señor del Cafetal de la Arquidiócesis de Caracas y colaborador del Departamento de Educación.

Para iniciar el último día del encuentro  se efectuó la Santa Eucaristía presidida por Monseñor Mariano Parra, Arzobispo de Coro y miembro de la comisión de educación del SPEV, en ella invitó a todos los miembros presentes a ser agentes de luz en medio de la oscuridad, ser agentes de esperanza para todas las personas, como educadores, estudiantes y jubilados. Aportar en el Pacto Educativo en Venezuela que sea una realidad que nos lleve a  invitar a todos a sentir un ambiente esperanzador.

Continuando con las actividades se presentó el Padre Alfredo  Infante, Sacerdote Jesuita. Párroco de la iglesia San Alberto Hurtado  (La Vega, Caracas). Miembro de la Comisión Nacional para la Beatificación del Doctor José Gregorio Hernández. Realizó su ponencia sobre “Modelo para el Pacto Educativo Hoy- José Gregorio Hernández”, centró como  tema principal  las actitudes y  las valentías que deben tener todos los actores educativos frente a las adversidades que se presenten en el ámbito educativo, y teniendo como ejemplo al Doctor José Gregorio Hernández que fue un gran ser humano, médico, profesor universitario y científico.

El Padre Infante para cerrar su ponencia elaboró un paneo de preguntas y respuestas sobre la realidad que se está viviendo en Venezuela y como el Doctor José Gregorio Hernández puede ser ejemplo para superar todas las vicisitudes que el día a día se presentan.

Culminó el encuentro con una plenaria general donde todos los equipos e instituciones aliadas hicieron aportes para crear una ruta que permita responder a los tiempos por venir  sobre la Reconstrucción del Pacto Educativo en Venezuela, teniendo como vértice principal los educadores que sin ellos no se puede formar a las generaciones venideras, y consolidar una red comunicacional con los actores educativos.

MASCARAS EN TIEMPO DE COVID 19

Autora: Dra. Carmen María Chirinos M
Médico Radiólogo
Prof. universitario en la U.N.E.F.M.
Miembro del Voluntariado salesiano en el Área de la Salud
Coordinadora de la Pastoral Educativa de la Parroquia” San Francisco”. Coro-Falcón

En tiempos de pandemia  (covid 19) se ha tenido la necesidad de aplicar medidas de bioseguridad, para evitar la transmisión, propagación y contagio de la enfermedad. Siendo uno de ellos la implementación y uso de mascaras faciales protectoras tanto para el personal de salud como a la población en general.

   En contraposición a esto, existen también las mascaras internas o del alma, que más que proteger al ser humano  deterioran su vida y la anulan. Dichas máscaras (dependencia, huidizo, masoquismo, controlador y rigidez) son mecanismos que utilizamos para ocultar lo que no hemos podido resolver en nuestras vidas, como consecuencia  de heridas que hemos sufrido desde nuestra infancia, tales como el abandono, rechazo, humillación, traición e injusticia; cada una de ellas tiene su máscara y no asumimos nuestra responsabilidad, acusamos a los demás de hacernos daño.

  Al asumir la responsabilidad significa sentir  esa herida y reconocer que  no es la otra persona la que nos ha hecho daño y al reaccionar expresamos nuestro sufrimiento, lo que indica que aún no nos hemos ocupado de su sanación; esa reacción o actitud es lo que llamamos “Mascara”, es decir el comportamiento de reacción que asumimos ante determinada herida.  Al nacer venimos con la misión de vivir experiencias una y otra vez, hasta que podemos aceptarlas y amarnos a través de ellas; cuando tenemos juicios, culpabilidad, temor, quejas o critica sobre lo que hacemos o somos, es muestra de que no nos aceptamos y nos volvemos poderosos imanes que atraemos personas o circunstancias que nos hacen “revivir” esas experiencias. El aceptar la experiencia  no es que nos agrada o estemos de acuerdo, sino que aprendemos de lo que vivimos y reconocemos lo que es beneficioso y que no; es decir si una vivencia me trae consecuencia que considero negativa en lugar de reprocharme, castigarme o culparme a mi o a los otros, aprendo a aceptarla,  a perdonarme, haberla elegido o vivido, la agradezco; tomo el aprendizaje y continúo en Paz conmigo.

   Esto nos ayuda a curarnos de esas heridas y eliminar esas máscaras o reacciones ante las situaciones que nos recuerdan esa heridas. Importante ponerlas en manos de Dios, Él nos dará el discernimiento de cómo actuar y enfrentar las diferentes situaciones sin colocarnos máscaras en nuestras vidas, en salmo147,3: ”Él sana a los que tienen roto el corazón y venda las heridas”. Agradece a Dios por ser como eres, reconoce con humildad tus limitaciones, tus contradicciones, fallas, esfuérzate por tomarlas como oportunidades para crecer, mejorar y entrega esas heridas internas a Él, quien te transformara en un mejor ser humano. Ezequiel 36,26:”Pondré en Uds un corazón y espíritu nuevo, quitare de Uds ese corazón duro como piedra y les pondré un corazón dócil”. El centro de todo es el amor de Jesús, tu Fe, Él actúa dándote siempre lo mejor para tu vida y ora sin cesar para que te de aquello que tu corazón merece.

 ¿Has usado alguna máscara para ocultar tus sentimientos en situaciones específicas en tu vida? ¿Consideras que ocultar lo que sientes ante el mundo proporciona paz, sanación a tu espíritu? ¿Estás decidido a afrontar  cualquier adversidad con rostro honesto, leal a tus convicciones ante los demás?

UN DESAFÍO CULTURAL, ESPIRITUAL Y EDUCATIVO

Angela Maria Lopez Ceballos
licenciada en Educación Preescolar.
Coordinadora de Cultura en la U. E Colegio Parroquial San Rafael de Bejuma Estado Carabobo.

Inicié este viaje de conocer la Encíclica Laudato Sí, participando en el programa de formación de la DSI,  viviendo más de cerca  ese clamor  que nos hace  la tierra y los pobres.  Profundizándola más al compartir conocimientos y  experiencias en las actividades programadas por el Departamento de Educación de la CEV, donde nos vimos una serie de orientaciones que tiene la encíclica  para el logro de un nuevo orden mundial necesario para el proyecto de configurar a Venezuela como una aldea de la educación.

Los invito a que seamos protectores del mundo  y no depredadores a que sembremos amor y no odio, contaminación ni destrucción. A comprometerte y  vivir con calidad,  transformar tu estilo de vida con una actitud del corazón, y poder soñar juntos con la verdadera Reconstrucción del Pacto Educativo en Venezuela. Educar a ese ser solidario y humanista que tanto requiere la sociedad.  Pero antes debes conocer cuáles son esas orientaciones.

 Apostar por otro estilo de vida, por una educación para la alianza entre la humanidad y el ambiente, acompañado con una conversión ecológica, es lo que nos plantea el Papa francisco  en su encíclica, verde Laudato Sí. Cuestionar  el cómo  vivimos  nos lleva a reflexionar,  a dar un alto a nuestra vida y ver la manera en que estamos atropellando al planeta con nuestras acciones apresuradas y sin conciencia alguna del daño que estamos causando a la creación.  

La creación no solo es la naturaleza y el mundo animal, es también el ser humano que sin duda alguna mutuamente nos estamos haciendo daño.  Vivimos en un mundo consumista donde nos preocupamos solamente en ver qué más podemos comprar, dejándonos llevar por los diversos medios que promueven este consumismo, sin ver en realidad que esto nos lleva a un verdadero bien  común, haciéndonos  creer  que somos libres para hacerlo y  pintándonos  de colores una felicidad falsa.

 En esta confusión vive la humanidad,  viviendo  con angustia, con una sensación de inseguridad, inestabilidad y con un egoísmo colectivo. Logrando que las normas solo sean respetadas en la medida en que no contradigan las propias necesidades.  Es por eso que no solo podemos pensar que el planeta puede ser destruido por desastres naturales o fenómenos climáticos, sino también en catástrofes derivadas de la crisis social que podrá o está provocando violencia y destrucción recíproca.

El Papa francisco, nos invita a mirarnos con honestidad, a irradiar  nuestra luz propia e iniciar caminos nuevos hacia la verdadera libertad. Dejemos atrás una etapa de autodestrucción y comencemos de nuevo. Reconozcamos a las demás criaturas dándoles su propio valor. Y consideremos el impacto que provoca cada acción y cada decisión personal.

Los invito a dejar el individualismo para que puedan desarrollar un estilo de vida alternativo y se vuelva posible un cambio impactante en la sociedad; educarnos para una alianza entre la humanidad y el ambiente.  La gravedad de la crisis cultural y ecológica necesita traducirse en nuevos hábitos de vida.  Pero el crecimiento en el alto consumo y bienestar vuelve difícil que la persona desarrolle nuevos hábitos.  Es por eso que estamos ante un desafío educativo.

 Es aquí donde la educación juega un papel importante. Pero no todo recae en los educadores sino también en la familia,  necesitamos comprometernos  en educar desde la solidaridad, la responsabilidad y el cuidado basado en la compasión.  Es necesario hacer una transformación personal y apostar por otro estilo de vida,  solo así vamos a poder cultivar de solidas virtudes un compromiso ecológico para poder impartirlo a las futuras generaciones. Que maravilloso sería que la educación, con una fuerte alianza con la familia,  sean capaces de motivar a cada ser, hasta conformar ese estilo. Construir una cultura de vida compartida y  de respeto a lo que nos rodea.

Tenemos en contra muchos medios que de una  u otra manera nos lo ponen cuesta arriba, pero si cada uno de nosotros aporta desde donde está su grano de arena  se unirán fuerzas que lo harán posible. Empieza  cambiando tu estilo de vida con pequeñas acciones cotidianas como el cuidar y ahorrar el consumo de agua, utilizar menos plástico y papel, reutilizar en vez de  desechar. Así vas educando y cambiando los hábitos  de tus familiares, compañeros de trabajo vecinos y  sucesivamente se ira creando una cadena hasta lograr que la mayoría tome de modelo este nuevo estilo de vida para el bien común. 

No podemos dejar a un lado a La política, a las asociaciones, a la Iglesia y todas las comunidades cristianas, ya  que tienen un rol importante que cumplir en esta educación, les compete concientizar a la población para el cuidado de la fragilidad de los pobres y del ambiente dado que es mucho lo que está en juego. Se necesitan instituciones dotadas de poder para sancionar los ataques al medio ambiente y hacer que se cumplan las leyes existentes.

Ya les presenté lo que nos plantea el papa Francisco en su encíclica, referente al desafío de cambio cultural y educativo. Pero estos dos no se pueden llevar a cabo sin el tercer desafío que es el espiritual, una verdadera conversión ecológica que nos llene de gozo y paz

La espiritualidad no está desconectada del propio cuerpo ni de la naturaleza o de las realidades de este mundo.  Se vive con ella y en ella en comunión con todo lo que nos rodea.  Todo está conectado. Debe haber una balanza entre lo que pensamos, sentimos y hacemos.  Consiste en cambiar desde adentro, reconocer los propios errores, los vicios o negligencias, que te arrepientas  de corazón y puedas  ver los lazos con los que el Padre nos ha unido a todos los seres porque  que cada criatura refleja algo de Dios y tiene un mensaje que enseñarnos. También debemos reconocer al mundo como un don recibido, ser agradecidos y brindar gestos generosos aunque nadie los vea o los reconozca.

Para completar esa conversión, debemos tener la convicción de que menos es más, descubrir que podemos gozar profundamente sin obsesionarnos por el consumismo y la constante acumulación.  Ya que nos distrae y nos impide valorar cada cosa y cada momento.  El ser humano debe entender que no lo daña lo que le hace falta, sino la creencia de lo que necesita. Observa si realmente necesitas lo que tienes o compraste, puedes  necesitar poco, vivir mucho y gozar con lo más simple,  alcanzar la felicidad disfrutando de la vida familiar, con los amigos, en la música, el arte,  la naturaleza o en la oración. Experimentando lo que es valorar cada persona y cada cosa.

Debemos comenzar a vivir el ahora sin preocuparnos por lo que vendrá después, entregarnos a cada momento como don divino y plenamente vivido.  Volver a sentir que nos necesitamos unos a otros  y que tenemos una responsabilidad por los demás y por el mundo. 

Es hora de advertir que esa alegre superficialidad nos ha servido de poco  y nos ha inducido  a enfrentarnos unos con otros para preservar los propios intereses. Es hora de  proponer al mundo  el ideal de una civilización de amor, para plasmar una sociedad más humana y más digna de la persona. Que nuestro tiempo se recuerde por el despertar de una nueva reverencia ante la vida, por la lucha de la justicia y la paz y por la alegre celebración de la vida

 En esta pausa que nos está regalando el mundo  con el confinamiento, te invito a que analices la rapidez con la que estabas viviendo y te plantees los siguientes interrogantes.  

¿Estas atropellando al  planeta con tus acciones cotidianas?

¿Cómo  harás de ahora en adelante para cambiar tus hábitos y recuperar la serena armonía que debes tener con la creación y ser su custodio?

¿Estas educándote para así educar a ese ser integral que cuide, respete y valore la creación?

¿Qué harás de ahora en adelante para gozar y estar en paz contigo mismo y construir tu felicidad?

3.000 persona han sido formadas durante la cuarentena por el Departamento de Educación del Secretariado Permanente del Episcopado Venezolano

3.000 persona han sido formadas durante la cuarentena por el Departamento de Educación del Secretariado Permanente del Episcopado Venezolano
Caracas.- el  Departamento de Educación del Secretariado Permanente del Episcopado Venezolano ha efectuado durante 5 meses consecutivos programas de formación de para agentes de pastoral, diversos actores educativos y personas interesadas en el área, en el marco de la Reconstrucción del Pacto Educativo, las cuales se han realizado bajo  las plataformas virtuales, zoom y whatsApp. 

Realizando un balance general  de estos 5 meses de trabajo, la Directora del Departamento de Educación Carmen Amelia Reyes define este tiempo como: “un proceso que nos ha llevado a afrontar nuevos retos por la pandemia, no contábamos con que el mundo iba a dar giro tan estrepitoso, como Departamento nos tocó adaptarnos y acoplarnos a los nuevos cambios, haciendo un recuento de todos los logros de estos cinco meses, destacamos entre ellos las actividades de formación virtuales, que son duda han sido un reavivador la pasión por la educación y construir a Venezuela en una Aldea educativa”

La Reconstrucción del Pacto Educativo en Venezuela es un reto que desde el Departamento se ha asumido con valentía, fieles a la invitación del Papa Francisco, desde la cual somos invitados a trabajar unidos desde la escucha paciente, el diálogo constructivo y la convergencia global, a fin de hacer posibles cambios sociales desde la educación, desde una perspectiva ecológica integral.

El tiempo  presente sigue planteando nuevos retos por afrontar desde departamento de educación, por ello siguen en curso y por iniciar distintas experiencias formativas, a fin de seguir construyendo este Pacto Educativo, en el país y más allá de sus fronteras. Nos confiamos a Jesús Maestro, y la Virgen de Coromoto, para que con motivación y apertura podamos afrontarlos y trasmitir un espacio de formación y esperanza que esta sociedad cada día necesita más.

El modelo de José Gregorio Hernández nos sigue animando en este ardor educativo, como respuesta a las realidades que vivimos.