LA NEURODIDÁCTICA UNA NUEVA FORMA DE HACER EDUCACIÓN

Autora: Dra. Mary Baldayo
Animadora de la Pastoral Universitaria. Diócesis de Guasdualito Estado Apure

A lo largo de la historia, la educación ha sufrido transformaciones, no sólo de cambios socioeconómicos sino también en las diversas posturas científicas y pedagógicas de cada momento por lo que el ser humano transita.  No obstante, en los tiempos presentes, ante una sociedad creciente, cambiante y cada vez más exigente, las instituciones formativas enfrentan retos que indudablemente implican innovaciones, para dar respuestas a la sociedad actual. Es por ello, que la enseñanza depende en su mayoría de los estilos de aprendizaje que posee cada individuo, de modo que es necesario romper la brecha que caracteriza a profesores que enseñan con técnicas del siglo XIX a escolares del siglo XXI; de allí se demanda la figura del maestro actualizado, cualificado, con características de facilitador del aprendizaje, motivador, cooperativo y práctico.

Por lo tanto, es imprescindible, que los docentes y las instituciones educativas se transformen hacia una potente dirección; en este sentido se aborda una nueva forma de enseñar y aprender, como es la Neurodidáctica, visto como una rama de la pedagogía basada en las neurociencias, que otorga una nueva orientación a la educación. En armonía con lo anterior, brinda una oportunidad metodológica para abarcar las dimensiones del ser desde lo cognitivo, físico, afectivo, emocional y espiritual, dando de esta manera una visión holística del estudiante.

En el caso de la educación las tendencias vigentes se enfocan en modelos que resaltan la construcción del conocimiento tanto por los estudiantes como por los profesores, ésta relación permite generar nuevos saberes. En este sentido, se presenta el trabajo del profesional (innovador, emprendedor, empático, esperanzador y solidario) para brindar herramientas que potencien las habilidades y al mismo tiempo facilitar una motivación permanente.

Para seguir brindando soportes de tipo experiencial, esta disciplina tiene un componente espacial llamado emoción, este ingrediente es fundamental tanto para el que enseña como para el que aprende, no hay proceso de enseñanza verdadero si no se sostiene sobre esa columna. Es necesario admitir entonces, que el binomio emoción/cognición es indisoluble, intrínseco al diseño anatómico y funcional del cerebro. Es por ello, que la escuela es el lugar ideal para el aprendizaje, a diferencia de la instrucción que se puede efectuar en otros lugares, como el hogar o comunidad, que implican aspectos como socialización e interacción con un grupo de personas de la misma edad.

En este proceso de formación, la figura de ser docente necesita ser renovada, por ser la persona que tiene la responsabilidad de educar mente, corazón y alma de cada individuo de la sociedad. En tal sentido Neurodidáctica brinda un espacio para mejorar la práctica pedagógica, integrando conocimientos sobre funcionamiento y desarrollo cognitivo en el ámbito educativo.

Ante los señalado es oportuno preguntarse ¿A través de la Neurodidáctica se puede generar una nueva forma de enseñar?  ¿Puede asumir el educador un nuevo rol para cambiar con su práctica, estructura química y la actividad eléctrica del cerebro del estudiante?

En suma, la dupleta Neurodidáctica/docente en estos tiempos de pandemia otorga respuestas a una educación que promueva la pedagogía humanista, con una escucha paciente que busca un diálogo constructivo, colocando al otro en el centro, creando redes de cooperación, acuerdos, alianzas, logrando paso a paso la reconstrucción de un nuevo tejido social que tiene como base la Pedagogía del Amor. “Educar es una gran obra de construcción en constante transformación” Papa Francisco.

¿CÓMO CULTIVAR E INCREMENTAR LOS VALORES EN LA FAMILIA EN ÉPOCA DE CONFINAMIENTO?

¿CÓMO CULTIVAR E INCREMENTAR LOS VALORES EN LA FAMILIA EN ÉPOCA DE CONFINAMIENTO?

Prof. Yris Chirinos/ Docente Jubilada
Coordinadora Parroquial del Programa ERE
Pastoral Educativa Parroquia “San Francisco de Asís”

La humanidad actualmente está padeciendo una profunda crisis debido a la pandemia del coronavirus (covid-19), afectando a la sociedad en diferentes ámbitos como en la salud, lo económico, lo educativo, lo moral y social entre otros aspectos relevantes, trayendo consigo un confinamiento donde el llamado es a “quedarse en casa”, salir lo estrictamente necesario; oportunidad que Dios nos está permitiendo compartir la mayor parte del tiempo con nuestras familias, momentos propicios para aprovechar este aislamiento social haciendo inversión útil de este preciado tiempo.

     El Papa Francisco en uno de sus mensajes recientes nos dice que debemos valorar la familia como la primera escuela de todos, es allí donde se construyen los valores, pensamientos, sentimientos, afectos y actitudes, siendo los adultos los mejores maestros que en unión entre todos sus integrantes conforman un equipo familiar.

     El hogar es la principal e ineludible escuela, donde se crean valores especialmente el del amor en comunión, dimensión fundamental en todo proceso formativo, es ser mediador en la ayuda al niño y al joven a abrir su corazón, enriquecerlo de valores y virtudes que llevarán consigo en el camino de la vida como verdaderos hijos de Dios y buenos ciudadanos, donde pueda convivir en paz y armonía con su entorno. Esta situación del confinamiento nos abre un compás de análisis para llenar esos vacíos de espacio familiar, con experiencias colmadas de sabiduría y realidades enriquecedoras, enfatizando en el amor a Dios y al prójimo como factores claves para desenvolvernos en un mundo donde clama mayor justicia social, equidad e igualdad.

     Esta primera escuela se debe colmar de aprendizajes significativos, diseñando un plan de acción pastoral familiar que contenga actividades estimulantes, motivadoras para niños y jóvenes, acciones que los impulsen a ser sembradores de esperanza que fortalecerán la familia, descubriendo a Dios a través de su palabra y en la práctica de su misericordia, a sostener la Fe y vivirla como la verdadera familia de Nazaret. Se propone ejecutar actividades religiosas como parte de nuestra fe cristiana católica, que, alimenten y nutran nuestra mente, espíritu y corazón como: Rezo del rosario en familia, oír las misas por medios de comunicación radiales, televisivos e internet, lectura de la palabra y análisis de textos bíblicos y meditar sobre salmos y parábolas, construir oraciones diurnas y nocturnas entre otras. Así mismo se propone realizar actividades pedagógicas productivas como talleres de tejidos, bordados manualidades, expresión literaria, oratoria, técnicas de comunicación, expresión plástica, música, deportes así como la creación de otras de interés personal y colectivo familiar. El ideal de esta pastoral familiar en confinamiento es continuar con el proceso formativo que debe avanzar en la formación de ciudadanos críticos, coherentes con la realidad existente y quienes serán los protagonistas de la transformación y mejoras de la sociedad, forjando bases sólidas de autoestima, generosidad, respeto, justicia, responsabilidad y lealtad que se conjugan en un todo, manifestándose con mejor calidad de vida en el entorno que nos rodea.  Así podemos decir, que La Educación Es Tarea De Todos y en tiempo de confinamiento mayor oportunidad para el crecimiento educativo, que genere oportunidades para la Educación Religiosa Familiar, nuestra Iglesia Domestica en salida a la sociedad del amor y servicio.

Se Realizó Encuentro de los equipos de apoyo del Departamento de Educación de la SPEV e Instituciones aliadas

Caracas.-  Los día 3 y 4 de septiembre del 2020 se realizó el segundo encuentro de los equipos de apoyo, programas e instituciones aliadas del Departamento de educación del Secretariado Permanente del Episcopado Venezolano, bajo la plataforma  virtual  Zoom, Instagram y WhatsApp. El encuentro presentó dos días de actividades en la cual participaron: como instituciones aliadas: AVEC, APEP y Consejo nacional de Laicos, además el Equipo Animador de la Pastoral Universitaria, y los equipos de Programas: Educación Religiosa Escolar, Educar es tarea de todos, Formación Docente, Formación para el Liderazgo Universitario.

El encuentro inició la salutación de  Monseñor José de la Trinidad Fernández, obispo auxiliar de caracas y Secretario General de la Conferencia Episcopal Venezolana, Monseñor Mariano José Parra Sandoval Arzobispo de coro y miembro de la comisión de Educación del Secretariado Permanente del Episcopado Venezolano y de la Lcda. Carmen Amelia Reyes, Directora ejecutiva del Departamento de Educación.

En el primer bloque del espacio se propició el compartir la vida, una actividad frecuente en estas reuniones, que busca estrechar lazos de fraternidad y amistad entre los participantes,  en esta oportunidad se compartió la vida en tiempos de cuarentena bajo la premisa: saber estar, saber acompañar y ser solidarios. Se compartió a los presentes un material audiovisual, donde se pudo observar las actividades llevadas a cabo durante los últimos 6 meses, realizado por el equipo del departamento de comunicación.

Seguidamente se realizó el Foro Chat “El Pacto Educativo ¿realidad o ficción?” el cual se llevó a cabo  en la plataforma virtual de WhatsApp, dirigido por Monseñor Fernando Castro, obispo de la Diócesis de Margarita, en donde explicó los siguientes temas:

Pacto Educativo: sentido común. Se requiere enamorase de una idea. Se construye el tejido Social. Sentido de pertenencia: ¿Eres promotor del  Pacto Educativo Global?  Y, Rebanando la torta. Esta actividad culminó en un diálogo constructivo, luego de la escucha paciente con los integrantes del encuentro que fue muy oportuno y enriquecedor para todas las partes.

En la plataforma virtual de Instagram se llevó a cabo la Adoración al Santísimo Sacramento, una hora santa con el Padre Néstor Briceño Lugo, Párroco de la iglesia de la Transfiguración del Señor del Cafetal de la Arquidiócesis de Caracas y colaborador del Departamento de Educación.

Para iniciar el último día del encuentro  se efectuó la Santa Eucaristía presidida por Monseñor Mariano Parra, Arzobispo de Coro y miembro de la comisión de educación del SPEV, en ella invitó a todos los miembros presentes a ser agentes de luz en medio de la oscuridad, ser agentes de esperanza para todas las personas, como educadores, estudiantes y jubilados. Aportar en el Pacto Educativo en Venezuela que sea una realidad que nos lleve a  invitar a todos a sentir un ambiente esperanzador.

Continuando con las actividades se presentó el Padre Alfredo  Infante, Sacerdote Jesuita. Párroco de la iglesia San Alberto Hurtado  (La Vega, Caracas). Miembro de la Comisión Nacional para la Beatificación del Doctor José Gregorio Hernández. Realizó su ponencia sobre “Modelo para el Pacto Educativo Hoy- José Gregorio Hernández”, centró como  tema principal  las actitudes y  las valentías que deben tener todos los actores educativos frente a las adversidades que se presenten en el ámbito educativo, y teniendo como ejemplo al Doctor José Gregorio Hernández que fue un gran ser humano, médico, profesor universitario y científico.

El Padre Infante para cerrar su ponencia elaboró un paneo de preguntas y respuestas sobre la realidad que se está viviendo en Venezuela y como el Doctor José Gregorio Hernández puede ser ejemplo para superar todas las vicisitudes que el día a día se presentan.

Culminó el encuentro con una plenaria general donde todos los equipos e instituciones aliadas hicieron aportes para crear una ruta que permita responder a los tiempos por venir  sobre la Reconstrucción del Pacto Educativo en Venezuela, teniendo como vértice principal los educadores que sin ellos no se puede formar a las generaciones venideras, y consolidar una red comunicacional con los actores educativos.

MASCARAS EN TIEMPO DE COVID 19

Autora: Dra. Carmen María Chirinos M
Médico Radiólogo
Prof. universitario en la U.N.E.F.M.
Miembro del Voluntariado salesiano en el Área de la Salud
Coordinadora de la Pastoral Educativa de la Parroquia” San Francisco”. Coro-Falcón

En tiempos de pandemia  (covid 19) se ha tenido la necesidad de aplicar medidas de bioseguridad, para evitar la transmisión, propagación y contagio de la enfermedad. Siendo uno de ellos la implementación y uso de mascaras faciales protectoras tanto para el personal de salud como a la población en general.

   En contraposición a esto, existen también las mascaras internas o del alma, que más que proteger al ser humano  deterioran su vida y la anulan. Dichas máscaras (dependencia, huidizo, masoquismo, controlador y rigidez) son mecanismos que utilizamos para ocultar lo que no hemos podido resolver en nuestras vidas, como consecuencia  de heridas que hemos sufrido desde nuestra infancia, tales como el abandono, rechazo, humillación, traición e injusticia; cada una de ellas tiene su máscara y no asumimos nuestra responsabilidad, acusamos a los demás de hacernos daño.

  Al asumir la responsabilidad significa sentir  esa herida y reconocer que  no es la otra persona la que nos ha hecho daño y al reaccionar expresamos nuestro sufrimiento, lo que indica que aún no nos hemos ocupado de su sanación; esa reacción o actitud es lo que llamamos “Mascara”, es decir el comportamiento de reacción que asumimos ante determinada herida.  Al nacer venimos con la misión de vivir experiencias una y otra vez, hasta que podemos aceptarlas y amarnos a través de ellas; cuando tenemos juicios, culpabilidad, temor, quejas o critica sobre lo que hacemos o somos, es muestra de que no nos aceptamos y nos volvemos poderosos imanes que atraemos personas o circunstancias que nos hacen “revivir” esas experiencias. El aceptar la experiencia  no es que nos agrada o estemos de acuerdo, sino que aprendemos de lo que vivimos y reconocemos lo que es beneficioso y que no; es decir si una vivencia me trae consecuencia que considero negativa en lugar de reprocharme, castigarme o culparme a mi o a los otros, aprendo a aceptarla,  a perdonarme, haberla elegido o vivido, la agradezco; tomo el aprendizaje y continúo en Paz conmigo.

   Esto nos ayuda a curarnos de esas heridas y eliminar esas máscaras o reacciones ante las situaciones que nos recuerdan esa heridas. Importante ponerlas en manos de Dios, Él nos dará el discernimiento de cómo actuar y enfrentar las diferentes situaciones sin colocarnos máscaras en nuestras vidas, en salmo147,3: ”Él sana a los que tienen roto el corazón y venda las heridas”. Agradece a Dios por ser como eres, reconoce con humildad tus limitaciones, tus contradicciones, fallas, esfuérzate por tomarlas como oportunidades para crecer, mejorar y entrega esas heridas internas a Él, quien te transformara en un mejor ser humano. Ezequiel 36,26:”Pondré en Uds un corazón y espíritu nuevo, quitare de Uds ese corazón duro como piedra y les pondré un corazón dócil”. El centro de todo es el amor de Jesús, tu Fe, Él actúa dándote siempre lo mejor para tu vida y ora sin cesar para que te de aquello que tu corazón merece.

 ¿Has usado alguna máscara para ocultar tus sentimientos en situaciones específicas en tu vida? ¿Consideras que ocultar lo que sientes ante el mundo proporciona paz, sanación a tu espíritu? ¿Estás decidido a afrontar  cualquier adversidad con rostro honesto, leal a tus convicciones ante los demás?

UN DESAFÍO CULTURAL, ESPIRITUAL Y EDUCATIVO

Angela Maria Lopez Ceballos
licenciada en Educación Preescolar.
Coordinadora de Cultura en la U. E Colegio Parroquial San Rafael de Bejuma Estado Carabobo.

Inicié este viaje de conocer la Encíclica Laudato Sí, participando en el programa de formación de la DSI,  viviendo más de cerca  ese clamor  que nos hace  la tierra y los pobres.  Profundizándola más al compartir conocimientos y  experiencias en las actividades programadas por el Departamento de Educación de la CEV, donde nos vimos una serie de orientaciones que tiene la encíclica  para el logro de un nuevo orden mundial necesario para el proyecto de configurar a Venezuela como una aldea de la educación.

Los invito a que seamos protectores del mundo  y no depredadores a que sembremos amor y no odio, contaminación ni destrucción. A comprometerte y  vivir con calidad,  transformar tu estilo de vida con una actitud del corazón, y poder soñar juntos con la verdadera Reconstrucción del Pacto Educativo en Venezuela. Educar a ese ser solidario y humanista que tanto requiere la sociedad.  Pero antes debes conocer cuáles son esas orientaciones.

 Apostar por otro estilo de vida, por una educación para la alianza entre la humanidad y el ambiente, acompañado con una conversión ecológica, es lo que nos plantea el Papa francisco  en su encíclica, verde Laudato Sí. Cuestionar  el cómo  vivimos  nos lleva a reflexionar,  a dar un alto a nuestra vida y ver la manera en que estamos atropellando al planeta con nuestras acciones apresuradas y sin conciencia alguna del daño que estamos causando a la creación.  

La creación no solo es la naturaleza y el mundo animal, es también el ser humano que sin duda alguna mutuamente nos estamos haciendo daño.  Vivimos en un mundo consumista donde nos preocupamos solamente en ver qué más podemos comprar, dejándonos llevar por los diversos medios que promueven este consumismo, sin ver en realidad que esto nos lleva a un verdadero bien  común, haciéndonos  creer  que somos libres para hacerlo y  pintándonos  de colores una felicidad falsa.

 En esta confusión vive la humanidad,  viviendo  con angustia, con una sensación de inseguridad, inestabilidad y con un egoísmo colectivo. Logrando que las normas solo sean respetadas en la medida en que no contradigan las propias necesidades.  Es por eso que no solo podemos pensar que el planeta puede ser destruido por desastres naturales o fenómenos climáticos, sino también en catástrofes derivadas de la crisis social que podrá o está provocando violencia y destrucción recíproca.

El Papa francisco, nos invita a mirarnos con honestidad, a irradiar  nuestra luz propia e iniciar caminos nuevos hacia la verdadera libertad. Dejemos atrás una etapa de autodestrucción y comencemos de nuevo. Reconozcamos a las demás criaturas dándoles su propio valor. Y consideremos el impacto que provoca cada acción y cada decisión personal.

Los invito a dejar el individualismo para que puedan desarrollar un estilo de vida alternativo y se vuelva posible un cambio impactante en la sociedad; educarnos para una alianza entre la humanidad y el ambiente.  La gravedad de la crisis cultural y ecológica necesita traducirse en nuevos hábitos de vida.  Pero el crecimiento en el alto consumo y bienestar vuelve difícil que la persona desarrolle nuevos hábitos.  Es por eso que estamos ante un desafío educativo.

 Es aquí donde la educación juega un papel importante. Pero no todo recae en los educadores sino también en la familia,  necesitamos comprometernos  en educar desde la solidaridad, la responsabilidad y el cuidado basado en la compasión.  Es necesario hacer una transformación personal y apostar por otro estilo de vida,  solo así vamos a poder cultivar de solidas virtudes un compromiso ecológico para poder impartirlo a las futuras generaciones. Que maravilloso sería que la educación, con una fuerte alianza con la familia,  sean capaces de motivar a cada ser, hasta conformar ese estilo. Construir una cultura de vida compartida y  de respeto a lo que nos rodea.

Tenemos en contra muchos medios que de una  u otra manera nos lo ponen cuesta arriba, pero si cada uno de nosotros aporta desde donde está su grano de arena  se unirán fuerzas que lo harán posible. Empieza  cambiando tu estilo de vida con pequeñas acciones cotidianas como el cuidar y ahorrar el consumo de agua, utilizar menos plástico y papel, reutilizar en vez de  desechar. Así vas educando y cambiando los hábitos  de tus familiares, compañeros de trabajo vecinos y  sucesivamente se ira creando una cadena hasta lograr que la mayoría tome de modelo este nuevo estilo de vida para el bien común. 

No podemos dejar a un lado a La política, a las asociaciones, a la Iglesia y todas las comunidades cristianas, ya  que tienen un rol importante que cumplir en esta educación, les compete concientizar a la población para el cuidado de la fragilidad de los pobres y del ambiente dado que es mucho lo que está en juego. Se necesitan instituciones dotadas de poder para sancionar los ataques al medio ambiente y hacer que se cumplan las leyes existentes.

Ya les presenté lo que nos plantea el papa Francisco en su encíclica, referente al desafío de cambio cultural y educativo. Pero estos dos no se pueden llevar a cabo sin el tercer desafío que es el espiritual, una verdadera conversión ecológica que nos llene de gozo y paz

La espiritualidad no está desconectada del propio cuerpo ni de la naturaleza o de las realidades de este mundo.  Se vive con ella y en ella en comunión con todo lo que nos rodea.  Todo está conectado. Debe haber una balanza entre lo que pensamos, sentimos y hacemos.  Consiste en cambiar desde adentro, reconocer los propios errores, los vicios o negligencias, que te arrepientas  de corazón y puedas  ver los lazos con los que el Padre nos ha unido a todos los seres porque  que cada criatura refleja algo de Dios y tiene un mensaje que enseñarnos. También debemos reconocer al mundo como un don recibido, ser agradecidos y brindar gestos generosos aunque nadie los vea o los reconozca.

Para completar esa conversión, debemos tener la convicción de que menos es más, descubrir que podemos gozar profundamente sin obsesionarnos por el consumismo y la constante acumulación.  Ya que nos distrae y nos impide valorar cada cosa y cada momento.  El ser humano debe entender que no lo daña lo que le hace falta, sino la creencia de lo que necesita. Observa si realmente necesitas lo que tienes o compraste, puedes  necesitar poco, vivir mucho y gozar con lo más simple,  alcanzar la felicidad disfrutando de la vida familiar, con los amigos, en la música, el arte,  la naturaleza o en la oración. Experimentando lo que es valorar cada persona y cada cosa.

Debemos comenzar a vivir el ahora sin preocuparnos por lo que vendrá después, entregarnos a cada momento como don divino y plenamente vivido.  Volver a sentir que nos necesitamos unos a otros  y que tenemos una responsabilidad por los demás y por el mundo. 

Es hora de advertir que esa alegre superficialidad nos ha servido de poco  y nos ha inducido  a enfrentarnos unos con otros para preservar los propios intereses. Es hora de  proponer al mundo  el ideal de una civilización de amor, para plasmar una sociedad más humana y más digna de la persona. Que nuestro tiempo se recuerde por el despertar de una nueva reverencia ante la vida, por la lucha de la justicia y la paz y por la alegre celebración de la vida

 En esta pausa que nos está regalando el mundo  con el confinamiento, te invito a que analices la rapidez con la que estabas viviendo y te plantees los siguientes interrogantes.  

¿Estas atropellando al  planeta con tus acciones cotidianas?

¿Cómo  harás de ahora en adelante para cambiar tus hábitos y recuperar la serena armonía que debes tener con la creación y ser su custodio?

¿Estas educándote para así educar a ese ser integral que cuide, respete y valore la creación?

¿Qué harás de ahora en adelante para gozar y estar en paz contigo mismo y construir tu felicidad?

3.000 persona han sido formadas durante la cuarentena por el Departamento de Educación del Secretariado Permanente del Episcopado Venezolano

3.000 persona han sido formadas durante la cuarentena por el Departamento de Educación del Secretariado Permanente del Episcopado Venezolano
Caracas.- el  Departamento de Educación del Secretariado Permanente del Episcopado Venezolano ha efectuado durante 5 meses consecutivos programas de formación de para agentes de pastoral, diversos actores educativos y personas interesadas en el área, en el marco de la Reconstrucción del Pacto Educativo, las cuales se han realizado bajo  las plataformas virtuales, zoom y whatsApp. 

Realizando un balance general  de estos 5 meses de trabajo, la Directora del Departamento de Educación Carmen Amelia Reyes define este tiempo como: “un proceso que nos ha llevado a afrontar nuevos retos por la pandemia, no contábamos con que el mundo iba a dar giro tan estrepitoso, como Departamento nos tocó adaptarnos y acoplarnos a los nuevos cambios, haciendo un recuento de todos los logros de estos cinco meses, destacamos entre ellos las actividades de formación virtuales, que son duda han sido un reavivador la pasión por la educación y construir a Venezuela en una Aldea educativa”

La Reconstrucción del Pacto Educativo en Venezuela es un reto que desde el Departamento se ha asumido con valentía, fieles a la invitación del Papa Francisco, desde la cual somos invitados a trabajar unidos desde la escucha paciente, el diálogo constructivo y la convergencia global, a fin de hacer posibles cambios sociales desde la educación, desde una perspectiva ecológica integral.

El tiempo  presente sigue planteando nuevos retos por afrontar desde departamento de educación, por ello siguen en curso y por iniciar distintas experiencias formativas, a fin de seguir construyendo este Pacto Educativo, en el país y más allá de sus fronteras. Nos confiamos a Jesús Maestro, y la Virgen de Coromoto, para que con motivación y apertura podamos afrontarlos y trasmitir un espacio de formación y esperanza que esta sociedad cada día necesita más.

El modelo de José Gregorio Hernández nos sigue animando en este ardor educativo, como respuesta a las realidades que vivimos.

Gozos Del Alma Vs La Superficialidad: Redescubrir Lo Extraordinario De Vivir El Esplendor De La Simplicidad En Cada Detalle.

Autora: MSc. Olga Yriarte.
Profesora Jubilada
Colaboradora de La Pastoral Educativa de la Arquidiócesis Metropolitana de Coro
Activadora del Club de la Tercera Edad: “Bellas con Amor”.

Santa Ana de Coro, Falcón.

Hemos observado que a través del tiempo, el hombre aprende a convivir, elemento que descuidó a principios de su existencia, quizá atado a los sinsabores de quejas y reclamos de la cotidianidad, permaneciendo estoico en pequeñeces que le presenta la vida. Por lo tanto; descuidando, no prestando atención, haciendo caso omiso a la presencia Divina y maravillosa de la Gracia de Dios.

La humanidad alardea de sus recientes conquistas en el campo científico y Cibernético, pero sufre las consecuencias del orden temporal que algunos han querido organizar prescindiendo de Dios. Por esto, el progreso espiritual del hombre contemporáneo no ha seguido los pasos del progreso material. Nos hemos detenido al pensar cada quien en sus lastres o ataduras, convirtiéndonos en seres con conductas muy parecidas al Avestruz, escondiendo la cabeza, por no soportar la realidad que le presenta la vida, dejando pasar y disfrutar los momentos más simples y sencillos

Por consiguiente;  debemos recordar que la misión que venimos a cumplir en el plan y propósito de Dios es servir, y la Iglesia en su Constitución Apostólica tiene el papel fundamental y perenne del Evangelio, unido al de la Familia, Escuela y Sociedad. Este proceso Evangelizador debe cumplirse a través de tertulias familiares, conversación, mesas de trabajo u otros estrategias metodológicas y recursos didácticos en las diferentes barriadas o parroquias para el rescate  de  la fe, en una feligresía que está ávida de contactos pastorales, hablándole sobre temas cotidianos. Esta apertura de cambio vislumbra la esperanza y credibilidad, para así soportar la adversidad y circunstancias jamás previstas en nuestra agenda muy personal, que nos conlleva a reflexionar y refugiarnos en la Oración,  fortaleciendo nuestra fé, creencia en el prójimo, se hace necesario corregir errores para evitar Ameas, culpa o laceraciones en silencio.

Por eso,  cada día que transcurre pongo fé y seguridad en todos los proyectos, especialmente se crecen en la adversidad, dando un mensaje de esperanza a los más necesitados en la escala espiritual, para que superen las dificultades y hacer como las aves, enamorados de la vida, que mueven sus alas, golpeando sus plumas entre sí, produciendo sonidos y melodías como las cuerdas del violín. En consecuencia, debemos recordar y entender la lectura de Águila, circunstancias  donde el águila empuja gentilmente a sus críos a las orillas del nido, donde a veces, nuestra vida nos conduce ante las circunstancias, hacer el papel del águila y sean esas duras circunstancias, las que nos hacen descubrir que tememos alas para volar, y una vida colmada de extraordinarios detalles que contemplar con ojos maravillados.

Cuándo fue la última vez que te regalaste la oportunidad de contemplar los detalles simples, pero maravillosos que existen a tu alrededor?  En estos tiempos de reguardo por la pandemia, haz brindado tiempo de compartir historias, anécdotas, conversaciones gratificantes a tus seres amados?  La intimidad de tu oración con Dios ha sido  fuente de iluminación para encontrar el mensaje aleccionador ante las adversidades?

¿Puedo opinar sobre educación y ecología sin ser educador o se trata de intrusionismo?

Jorge Montilla /Contador Público/ Gerente de Negocios
Educador por vocación

Cuando recibí la llamada del Departamento de Educación de la CEV, invitándome a participar como facilitador en el foro chat, no entendí porqué lo hicieron. Soy Contador Público y mi experiencia es en el área gerencial – bancaria. Sin embargo no dude en decirles que sí ya que he participado en los foros y varios cursos que ha impartido @ceveducacion y me gusta cómo lo hacen, además que me apasiona la educación, creo que es imprescindible para saber guiar-fuera como su etimología latina educare expresa originalmente. Saber transmitir el conocimiento, las ideas y a la vez recibir el feedback sacando las buenas iniciativas, preguntas y puntos de vistas de los estudiantes, equipo de trabajo, compañeros, jefes, es esencial en cualquier ámbito si se espera avanzar. Me alegré mucho preparé el material que encontré muy interesante y les quiero compartir hoy. Por cierto si les interesa saber la razón que me dieron cuando les pregunté  les invito a seguir leyendo.

Entrando en materia, quiero explicarles el capítulo V de la Laudato si haciendo uso de anécdotas como recurso didáctico con el fin de hacer el contenido más amigable y adaptado a la realidad del país.

El tema central de la encíclica es la relación hombre – naturaleza – Dios. En los capítulos anteriores el papa pone en el tapete la crisis ecológica actual, sus causas, consecuencias de hoy y mañana, en el capítulo V propone unas líneas de orientación y acción indicándonos qué hacer y cómo hacerlo, todo ello atravesado por el hilo conductor y cosedor del diálogo. .

Todo está conectado por fuera es el mensaje central del papa en el apartado I del capítulo referido al diálogo en la política internacional. En él, el papa invita a no solo estar conscientes en las consecuencias perjudiciales sino que desde nuestras capacidades, ofrezcamos soluciones creativas con perspectiva global, siendo para ello necesario “superar la miopía de meros intereses nacionales”. Además señala que ciertamente se han logrado ciertos avances en las cumbres mundiales sobre el ambiente pero los pasos dados por el movimiento ecológico mundial se han concretado gracias a la presión de la sociedad civil que ha logrado que la política y la economía tomen cartas en el asuntos respecto al medio ambiente.

Ejemplo 1: la Unión Europea es la máxima expresión de la integración económica manifestada desde la tenencia de una moneda común hasta la creación de organismos supranacionales que toman decisiones por encima de los intereses particulares de cada país miembro. Las reformas agrarias de Europa han tenido más criterios de impacto ambiental tomando algunas decisiones, como por ejemplo la dedicación de un porcentaje de área cultivable a un uso más ecológico, sin embargo dichas medidas han provocado consecuencias no intencionadas como la deforestación en África, Latinoamérica o el sudeste de Asia. Esto es como la señora que al sacar el agua de su casa inunda la del vecino.

Todo está conectado por dentro y eso se evidencia en que la desigualdad e injusticia no son solo a nivel internacional sino también a nivel nacional por eso la urgencia de un diálogo hacia las nuevas políticas nacionales y locales. Es menester establecer regulaciones adecuadas y vigilancia de la aplicación de las normas así como control de la corrupción. En Venezuela dicho ejercicio  corresponde al  Poder Ciudadano, concretamente la Procuraduría General.

La construcción de una agenda ambiental a largo plazo se ve impedida por dos factores: la miopía de la construcción de poder, dónde anteponen los intereses electorales ante cualquier cosa y la falta de continuidad de las políticas con los cambios de gobierno.

Ejemplo 2: en 1979 se creo en Venezuela el Ministerio para el Desarrollo de la Inteligencia presidido por el Dr. Luis Alberto Machado, desde el que se impulso un programa de Educación al alcance de todos para que en las escuelas se enseñara a pensar. Machado tenía la certeza de que el cambio se generaba educando, desarrollando el pensamiento crítico que formase conciencias en cabezas bien amobladas. Lamentablemente esta iniciativa de acabó cuando cambió el gobierno y el partido de turno.

El apartado III es diálogo y transparencia en los procesos decisionales. En este apartado el papa pide claridad, consenso y tomar en cuenta las consecuencias ambientales a la hora de emprender un proyecto. La ejecución de los proyectos lleva una fase de planificación, es en ésta etapa del proceso que debe tomarse en cuenta el estudio acerca del impacto ecológico que ocasionará cuidando de no generar contaminación acústica, reducción de la amplitud visual, pérdida de valores culturales, basura, deforestación, entre otros que pueden afectar la calidad de vida de las personas. Si la innovación tecnológica ayuda a mejorar la calidad de vida de las personas no debe ser para desmejorarla por otro lado. La comunidad tiene un rol fundamental de participación en el proceso decisional de los proyectos.

Ejemplo 3: Recuerdo una vez que el gobierno quiso contruir casas de misión vivienda en unos terrenos que estaban desocupados dentro de la urbanización donde viven mis padres. La comunidad se alzó y lo impidió porque iba a bajar el valor de los inmuebles además de los problemas de convivencia que podía ocasionar. Me pregunto si habrían tomado la misma actitud tratándose de una medida en contra del ambiente

El apartado política y economía en diálogo para la plenitud humana habla de repensar y replantear los modelos económicos y políticos actuales. La política no debe someterse a la economía y ésta no debe someterse al paradigma eficientista de la tecnocracia. Hoy, pensando en el bien común, necesitamos que la política y la economía, en diálogo, se coloquen decididamente al servicio de la vida, especialmente de la vida humana.

La producción no es siempre racional, muchas veces ocurre una sobreproducción de algunas  mercancías con un impacto ambiental innecesario, que al mismo tiempo perjudica a muchas economías regionales dice Francisco. Originalmente se produce para cubrir una necesidad. ¿Cómo hacen para aumentar la producción? Disminuyendo la vida útil del producto o bajando su precio consiguiendo que la gente compre de a mucho porque está económico. Así sucede en China con costos de mano de obra muy bajos y un costo social y medio ambiental muy alto pues en este  esquema de ganancia dice el papa que “no hay lugar para pensar en los ritmos de la naturaleza, en sus tiempos de degradación y de regeneración”

¿Qué pasa con la política? En la mayoría de los casos tiene mala fama. Aunque es ella la única responsable de su propio descrédito, por la corrupción y por la falta de buenas políticas públicas. Si el Estado no cumple su  rol en una región, algunos grupos económicos pueden aparecer como benefactores y detentar el poder real, sintiéndose autorizados a no cumplir ciertas normas, hasta dar lugar a diversas formas  de criminalidad organizada. Necesitamos una política que piense con visión amplia, y que lleve adelante un replanteo integral, incorporando en un diálogo interdisciplinario los diversos aspectos de la crisis.

Finamente el papa destaca del diálogo de las religiones con las ciencias lo que puede aportar cada una desde su campo en pro del ambiente. En estos tiempos parece que hubiera una supremacía de la ciencia sobre la religión, como si el saber científico fuera lo más serio y acertado que puede hablar de la realidad.

Por ello Francisco recuerda que el saber científico no es absoluto y que de hecho se ve limitado por su mismo método. ya que no todo es empíricamente demostrable, hay realidades que trascienden. Por eso la religión tiene mucho que decir al respecto. Eso sí, la fe supone la razón, no la excluye, y por razón incluyo el saber científico.

Más del 80% de la población se declara religiosa. Cuánto éxito encontrarían si entran en un diálogo entre ellas orientado al cuidado de la naturaleza, a la defensa de los pobres. Francisco extiende está invitación al diálogo a las ciencias entre ellas.

Ejemplo 4. Imagínen una escena dónde hay un artista enfermo en su camilla, le acompañan cuatro personas. El especialista, que conoce el historial médico del paciente, además con su formación médica es capaz de ofrecerle un diagnóstico preciso y el tratamiento. La enfermera que sabe por dónde tomarle la vía, qué le cae bien y qué no. El manager que conoce el potencial artístico de nuestro actor, su impacto en los medios y sobre todo el dinero que puede producir. Finalmente está la esposa que tiene años viviendo con él y que además, lo ama. Definitivamente todos lo conocen desde un aspecto específico y todos pueden contribuir a su sanación, pero ninguno como quien más lo ama, su esposa. Espero que esta analogía sirva para mostrar lo importante que es la ciencia, las religiones, la política, la economía, la sociedad civil. Todas en conjunto y con sus capacidades pueden hacer grandes aportes a la recuperación de la salud de nuestra casa común.

Ahora compartiré algunas opiniones e inquietudes planteadas en el foro chat por los participantes y organizadores.

  • La economía capitalista es recalcitrante en su génesis, anti humanista, la economía socialista es aberrantemente utópica. Según su criterio cómo se podría alcanzar esa economía humanista, ambientalistas y cristiana. A la luz de la encíclica el papa no propone modelos económicos, políticos o educativos concretos, más bien incita a permear en los modelos para que desde su línea puedan apuntar a una verdadera plenitud y calidad de vida del planeta y humana. Sin embargo hay una corriente de ecología verde que propone la producción de bienes con vida cíclica que a ejemplo de la naturaleza, puedan ser reciclados dando oportunidad a la generación de otros.
  • ¿Cómo entender la eficiencia para llegar a una plenitud feliz? ¿Para ti qué es ser eficiente y cómo lo pones en práctica? Para mí ser eficiente es alcanzar los objetivos con el mayor aprovechamiento de los recursos disponibles, es decir, implica invertir un tiempo de calidad. Si bien es muy importante ser eficiente, cabe destacar que esto no lo es todo como viene a plantear el eficientismo. La eficiencia la pongo en práctica con equilibrio. ¿De que sirve ganar más a costa de exprimir los recursos naturales o de qué sirve ser eficiente por encima de ser amoroso, grato o espiritual? La pareja, Dios, los amigos, son relaciones que no pueden ser gestionadas con simples parámetros de eficiencia, hace falta mucho más si queremos hablar de plenitud y felicidad.
  • Jorge, soy contadora, ¿que puedo aportar yo sobre estos temas si no son de mi área? Yo también soy contador y respondiendo a la pregunta del título, no soy intruso. Recuerda que para la recuperación del “enfermo” hace falta la participación de todos los involucrados con él, esto en cuánto a la casa común. Respecto al tema educativo, el papa Francisco dice que para la formación de un niño hace falta la ayuda de toda una aldea como reza el proverbio africano. La Aldea está conformada por el hogar, la escuela, la iglesia, la empresa, las instituciones del estado, los diferentes grupos culturales, las universidades, en fin todas las realidades de la sociedad, lo que hace falta es actitud de apertura al diálogo, a las buenas ideas y ganas de impactar positivamente la realidad. Esto lo tienen clarísimo desde el departamento de educación de la CEV, por eso les comparto la respuesta que me dieron cuando les pregunté por qué me invitaron como facilitador sin ser docente de profesión. Me respondieron: “suelo asegurar que tengo un don en captar en la gente su esencia creativa y transformadora. Me gusta saber que hay mucha gente talentosa con ganas de aportar que solo necesitan un espacio para hacerlo. Lo del Pacto Educativo ha sido una oportunidad para seguir poniendo en práctica esto y de sumar a todos los que estén dispuestos a descubrir la vocación educadora de toda profesión, esa la razón de que no me importa que no seas docente de profesión, eres un gran educador por vocación”.

Quedo sin más que expresar que la gratitud por la oportunidad de trabajar, pensar y compartir mi reflexión. Animo a todos los que deseen volar en sueños y aterrizar en acciones a participar de la reconstrucción del Pacto Educativo en Venezuela.

Ecología Integral

Autora: Dra. Petra Ramírez.
Animadora de la Pastoral Universitaria. Diócesis de Guadualito Estado Apure

Desde la doble mirada pedagógica y ecológica, la temática ambiental data desde tiempos remotos, pues existe una relación entre el hombre y la naturaleza, con el recorres del tiempo aprendió a beneficiarse de lo que brinda como una manera de sobrevivir en unión con el medio ambiente. Por consiguiente desde el espacio formativo Foro Chats: Hablemos de Educación, se dedica un apartado para discernir las ideas del Cuarto Capítulo de la Encíclica Laudato SI “Ecología Integral” iluminada con una frase donde se conjugan las ideas de este apartado “No hay dos crisis separadas, una ambiental y otra social, sino una sola y compleja crisis socio-ambiental”.

Bajo estas luces, se coloca el punto de atención sobre la ecología humana, ambiental económica social y cultural, es decir, integral aquello que está completo, a lo que no le faltan partes. Igualmente señalar que el problema ecológico se halla fuertemente relacionado con otros problemas actuales. Dicho de otra manera que, para una visión ecológica completa no puede mirarse solo un determinado aspecto, sino que hay que colocar cuidado al conjunto.

Según acopio bibliográfico consultado la Ecología ambiental la define el Papa, como aquella que estudia las relaciones entre los organismos vivientes y el ambiente donde se desarrollan. Estas relaciones son tan profundas y conforman una red medioambiental tan rica que su deterioro y destrucción suponen nuestra propia ruina. Como dice Francisco, estamos incluidos, somos parte y estamos interpenetrados en el medio ambiente.

En armonía con lo expresado, la frase darle una mano a la naturaleza invita a hacer una inflexión pues tan catastrófica es la desaparición de especies animales y vegetales como la pérdida de culturas y comunidades locales que son apremiantes tomar acciones prácticas e inmediatas. El Papa Francisco recuerda que junto con el patrimonio natural, hay un patrimonio histórico, artístico y cultural, igualmente amenazado.

Ante estas verbalizaciones, parte esencial de la ecología integral implica también analizar el espacio donde transcurre la existencia de las personas, puesto que los escenarios que nos rodean influyen el modo de ver la vida, de sentir y de actuar. Esto es lo que el Papa Francisco llama la ecología de la vida cotidiana: Hace falta cuidar los lugares comunes, los marcos visuales y los hitos urbanos que acrecientan nuestro sentido de pertenencia, nuestra sensación de arraigo, nuestro sentimiento de estar en casa dentro de la ciudad que nos contiene y nos une.

Otro asunto relevante que se considera centro y unión de estas distintas ecologías que conforman una ecología integral y humana se encuentra el principio del bien común, se puede decir que es el conjunto de condiciones de la vida social que ayudan a todo grupo y a cualquier persona humana a alcanzar su plenitud y perfección. Tres verbos a tener en cuenta, según el Papa: El bien común presupone los derechos básicos e inalienables de la persona humana. El bien común también reclama el bienestar social y el desarrollo de los diversos grupos intermedios, especialmente la familia. Finalmente, el bien común requiere la paz social y la práctica de la justicia distributiva.

Las pinceladas descritas invitan hacer una transversalidad entre la Reconstrucción del Pacto Educativo Global y el canto de la Encíclica Laudato Sí, que al hacer una vinculación se tienen que armar un equipaje que incluye: volver a construir, a edificar, a restaurar, a renovar (trato, vocabulario, actitud, pensamiento, actuar, conectar, transformar, inspirar, entre otros). Para seguir siendo fieles y promotores del cuidado de la madre tierra; se tiene que fomentar una ecología de aprendizaje un entorno que fomenta y apoya la creación de redes y comunidades útiles para el desarrollo del ser humano, estableciendo una serie de elementos clave que sirven de puente para comprender el cuidado, protección y defensa de la Casa Común visto como un proceso de tejidos, conectividad y diversidad.

A modo de colofón, con las tecnologías digitales surgen nuevos nichos de aprendizaje que se suman a la educación formal y que necesitan ser articulados a lo como a lo largo de toda la vida. Por lo tanto les dejo las siguientes inquietudes: ¿Vives desde la gratitud?, ¿Consideras todo lo que eres y tienes es parte de un don recibido gratis y que estás llamada a compartir? y ¿Con quién lo compartirías?

0800-LAUDATO: Un llamado a la conciencia, ante la crisis ecológica actual

Por Herminio R. Bello Ordaz
Coordinador Nacional de Pastoral de Fundación La Salle de Ciencias Naturales

La humanidad está llamada a tomar conciencia de la necesidad de realizar cambios de estilos de vida, de producción y de consumo, para combatir este calentamiento (crisis ecológica) o, al menos, las causas humanas que lo producen o acentúan“.

Laudato Si, 23

Recientemente conversando con mi hija menor sobre las nuevas tecnologías, le comentaba que antes que existieran los dispositivos o teléfonos inteligentes, había quien pidiera por alguna razón, que alguien lo despertará con una llamada. De seguro algunos de ustedes han tenido la oportunidad de viajar y hospedarse en un hotel o posada, y además solicitar a la recepción que en la mañana los despierten con una simple llamada telefónica. Como compañeros de viaje en esta gran aventura que se llama Reconstrucción del Pacto Educativo Global, les invito a estar atentos al llamado que Dios nos hace por medio del papa Francisco en su encíclica Laudato Si, para despertar nuestra conciencia ante la actual crisis ecológica.

Y es que a propósito de las reflexiones que se han generado en los ForoChat Hablemos de Educación y Pacto Educativo como espacios privilegiados de diálogo y encuentro, que lleva adelante el Departamento de Educación de la Conferencia Episcopal Venezolana, un aproximado de cuatrocientas (400) personas de diferentes estados de Venezuela y algunos países de Latinoamérica, hemos tenido la oportunidad de compartir diversas temáticas relacionadas a la Reconstrucción del Pacto Educativo. Un tema fundamental que se ha abordado, ha sido precisamente la encíclica Laudato SI.

En esta oportunidad, he querido puntualizar algunos elementos de vital importancia para seguir acrecentando nuestra conciencia ecológica, a partir de la reflexión del tercer capítulo de la encíclica Laudato Si, que trata sobre la Raíz humana de la crisis ecológica, que representa una clara exhortación para afrontar los desafíos que nos interpelan ante la problemática ambiental, y a la vez, una invitación permanente para colaborar en el cuidado de nuestro planeta. Y es justamente aquí, donde las acciones vividas por cada persona que habita en esta casa común, empiezan a ser cuestionadas para identificar hasta donde somos responsables de esta crisis ecológica.

Adentrémonos pues, en una sinopsis sobre las enseñanzas que el papa Francisco nos ofrece en este tercer capítulo de la encíclica Laudato Si, que como ya hemos dicho, hace referencia a la Raíz humana de la crisis ecológica. Comienza el papa Francisco, por develar que las causas profundas de la actual crisis ecológica, son principalmente, generadas por el ser humano. Tanto la degradación ambiental como la degradación social hunden sus raíces en tres causas vitales: la dependencia de la tecnología y su lógica de poder ilimitado, la globalización del paradigma tecnocrático, y una comprensión del ser humano desde un relativismo práctico.

Vamos a encontrar en la tecnología, dos caras de una misma moneda, por un lado su creatividad para el progreso, y por el otro lado sus ansías de poder ilimitado. Dice el papa Francisco que la tecnología debe estar al servicio de un progreso más sano, más humano, más social, más integral. Por el contrario la globalización del paradigma tecnocrático asume la tecnología desde un modelo que condiciona la vida de las personas y el funcionamiento de la sociedad. Y ante esta cultura tecnológica, el papa Francisco presenta la cultura ecológica, que promueve a partir de ella una educación y una espiritualidad ecológica integral, que en articulación, conforman una resistencia ante el avance de la cultura tecnocrática.

Todo lo anterior se suscita por la comprensión del hombre desde el antropocentrismo moderno, que ha desplazado la realidad por la técnica, debilitando el valor que el mundo tiene en sí mismo. Frente al antropocentrismo moderno, el Papa Francisco advierte, que No habrá una nueva relación con la naturaleza, sin un nuevo ser humano”, porque “No hay ecología, sin una adecuada antropología”. Podemos aseverar que la visión del hombre moderno está caracterizada por un relativismo práctico, donde el ser humano se coloca a sí mismo en el centro, y todo lo demás se vuelve relativo. El papa Francisco expone que es necesario una verdad objetiva, y unos principios universalmente válidos, para superar este relativismo práctico.

Por su parte, la comprensión moderna del trabajo ha quedado desvirtuada y reducida a mera productividad, y solo búsqueda de beneficio económico. Para el papa Francisco, el trabajo es la manera en que el hombre, transforma la realidad existente para ayudar a brotar las potencialidades que Dios mismo colocó en las cosas. Así mismo, los riesgos de la investigación biológica y la manipulación genética  vienen dados por su aplicación inadecuada y excesiva. En ese orden de ideas, expresa el Papa Francisco en la encíclica, que la técnica separada de la ética, difícilmente será capaz de autolimitar su poder, por lo cual es necesario unir la técnica a la ética.

Por último el papa Francisco afirma que la crisis ecológica es una manifestación externa de la crisis ética, cultural y espiritual de la modernidad, y no podemos pretender sanar nuestra relación con la naturaleza y el ambiente sin sanar todas las relaciones básicas del ser humano. Así mismo, nos recuerda que no todo está perdido, porque los seres humanos somos capaces de degradarnos hasta el extremo, pero también podemos sobreponernos, volver a optar por el bien, y regenerarnos más allá de todos los condicionamientos mentales y sociales.

Después de compartir algunas pinceladas de los apartados del tercer capítulo de la encíclica,  sigamos profundizando y formulemos algunas interrogantes, que incentiven nuestra reflexión e interpelen nuestra praxis cotidiana, porque la conciencia ante la gravedad de la crisis cultural y ecológica, necesita traducirse en nuevos hábitos.

  1. ¿De qué manera consideras que contribuyes (positiva o negativamente) a la crisis ecológica actual? ¿Estás dispuesto a reconocer las omisiones o las faltas cometidas?
  2. ¿Qué mundo esperas dejar a las futuras generaciones? ¿Te comprometes a iniciar tu conversión ecológica y restablecer una relación armoniosa con la naturaleza?
  3. ¿Qué acciones concretas propones realizar para promover una conciencia de respeto y cuidado por la naturaleza, que ayuden a resolver la crisis ecológica actual?

Finalmente, podemos decir que vivimos en un mundo que nos cautiva, no tanto por los grandes acontecimientos que nos presenta, sino por las grandes sensaciones que cotidianamente nos brinda. Todos conocemos las posibilidades de la tecnología moderna por medio de las imágenes y sonidos que ofrece, y como seduce especialmente a las nuevas generaciones. Una de las grandes cualidades del mundo de hoy, cada vez más globalizado y secularizado,  es que favorece el individualismo y el intimismo. Por eso, nuestro constante desafío, debe ser salir de nosotros mismos, para centrarnos en Dios y en su plan de salvación a favor de la humanidad.

No vaya a pasar, como a aquel hombre que orando le pedía a Dios diciendo: Dame fuerzas para cambiar el mundo, e iba al mundo y no cambiaba nada. Después volvía nuevamente, oraba y decía: Dame fuerzas Señor para cambiar a mi familia, amigos, vecinos; y no cambiaba absolutamente nada. Al final se dio cuenta, regreso y oro con humildad y le dijo al Señor desde la serenidad de su corazón: Señor dame fuerzas para cambiar, porque no son los demás los que deben cambiar, soy yo el que debe cambiar. Y desde ese momento empezó a dar fruto su trabajo, porque el cambio había empezado en su corazón. Aún en la cultura contemporánea, incluso entre tantas contradicciones, aflora una nueva exigencia de espiritualidad, impulsada también por el influjo de otras religiones. Por eso primero pidamos a Dios nos conceda el don de discernimiento.

Ciertamente los problemas ambientales no pueden resolverse de forma aislada, todos debemos contribuir y ser partícipes de la solución. Recordar que no estamos solos, que soñar juntos nos permite mirar el presente con esperanza, lo que nos da la certeza de otro mundo posible. Y es que compartir los sueños, nos impulsa a dar los primeros pasos para reconstruir el pacto educativo. En nuestro país, esto nos exige a todos pensar en el bien común y avanzar en un camino de diálogo, que requiere sobre todo paciencia, dedicación y entrega. Por esta razón, es más urgente que nunca, que nuestras familias, escuelas y comunidades se conviertan en auténticos espacios privilegiados de encuentro. Poner en práctica la actitud sugerida por el Papa Francisco de escucha paciente, dialogo compartido y mutua comprensión, que permita elevar nuestra conciencia crítica cristiana, en favor de nuestros hogares, nuestros trabajos y la sociedad en general. La idea, es poder recapacitar acerca de la gravedad de la realidad ecológica actual, de la manera como nos relacionamos con el mundo, y tomar conciencia, que formamos parte de una comunidad global.

Podemos reconocer en esta crisis ecológica, un llamado de emergencia para redescubrir la fe que nace de los acontecimientos salvíficos que Dios en su pedagogía de amor nos va ofreciendo, nos interpela, y permite descubrirlo en lo cotidiano. No cabe duda que la tecnología ha hecho obsoletas algunas cosas, pero otras como la fraternidad y la solidaridad, son virtudes que el mundo necesitará siempre. En la constante agitación de nuestra vida cotidiana, nos hemos olvidado de todo esto, presumo que solo necesitábamos para despertar a esta realidad, un llamado a la conciencia: 0800-Laudato, una línea ecológica celestial, de cobertura universal, disponible los 365 días del año, las 24 horas del día, con saldo ilimitado totalmente pago.

Y ahora qué? Hacer vida el llamado de Dios, asumiendo un compromiso personal y comunitario, para cultivar juntos el sueño de un humanismo más fraterno y solidario, que responda al plan salvífico de Dios para la humanidad. Bendigamos a Dios Padre Creador, porque nos concede el rocío del cielo y la fertilidad de la tierra, y por su providencia divina la enriquece y produce cosecha abundante; que la semilla de la conciencia que ha sido sembrada hoy en nuestras mentes y corazones, permita participar de la plenitud de la vida y demos frutos en abundancia. Que María de Coromoto nos acompañe y proteja con su amor maternal.