Novena en Preparación por la Beatificación de José Gregorio Hernández

Día 1. José Gregorio Hernández Niño y Adolescente.

En el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Oración para todos los días.

Señor Jesús, te pedimos que a la luz de tu Espíritu podamos imitar tus virtudes contemplando el ejemplo de José Gregorio Hernández quien ha vivido como gloria de los laicos católicos, hombre docto y médico experto, eminente profesor universitario, padre de los pobres, testigo excelente de Cristo entre los intelectuales y entre los sencillos y humildes; y adelantado en la práctica de lo que el Concilio Ecuménico Vaticano II enseñó sobre los laicos y sobre su apostolado”. Amen

Día 1. José Gregorio Hernández Niño y Adolescente.

Lectura bíblica: Mt 18, 1-3

“En aquel momento se acercaron los discípulos a Jesús, diciendo: ¿Quién es, entonces, el mayor en el reino de los cielos? Y El, llamando a un niño, lo puso en medio de ellos, y dijo: En verdad os digo que si no os convertís y os hacéis como niños, no entraréis en el reino de los cielos”

¿Qué tienen los niños que nos permite llegar al Reino de los Cielos?

José Gregorio fue un niño que escuchaba consejos, jugaba como los demás niños, estudiaba música, cumplía con sus responsabilidades. La primera persona sabía con profundo amor que dio consejos a José Gregorio hasta que murió cuando José Gregorio tenía 8 años fue su madre, Josefa Antonia, quien iluminó su corazón con la comprensión del modo justo de hablar y comportarse por medio de  la enseñanza del catecismo, y del hábito de la lectura y la escritura.

Su maestro en el pueblo de Isnotú, Don Pedro Celestino Sánchez, un año después de la muerte de la madre de José Gregorio, aconsejó a su papá, Don Benigno, enviarlo a estudiar a Caracas porque él no tenía algo más que enseñarle.

Su padre también cultivó la caridad en el niño José Gregorio al invitarlo a las visitas a los enfermos porque él era el boticario; muchas veces iban a caballo hasta los caseríos. Esta sensibilidad social incentivaba al niño José Gregorio a estudiar leyes para defender a los más necesitados, pero su papá le aconsejó estudiar medicina para dar una mayor ayuda al prójimo.

A Caballo también pasaban pueblos para buscar mercancía a vender en el comercio familiar; cosa que buscaban a Maracaibo donde hasta hacían un día de viaje en mula, atravesando las montañas andinas, pasando ríos y árboles, hasta llegar a Timotes, donde el tren los llevaba al puerto de La Ceiba y luego al destino final. 

En medio de esto, José Gregorio fue tan estudioso y piadoso que a los 11 años escribe su primer libro: Una Guía para Escuchar la Misa. Como todo santo, también buscaba dominarse a si mismo, se dice que en el liceo una vez peleó a golpes con otro adolescente porque lo estaba ofendiendo. 

Peticiones.

Por todos los niños huérfanos, para que en su dolor sigan dando fruto como los dados por el niño José Gregorio, Roguemos al Señor.

Para que dediquemos a los niños todas las atenciones necesarias para su armonioso desarrollo físico y espiritual, de acuerdo a nuestros responsabilidades. Roguemos al Señor.

Para que reconozcamos con cuánto amor hay que acoger incluso a un niño aún no nacido y hasta afectado por patologías médicas; porque hay valor en todo ser humano en sí mismo, y más aún cuando más débil es ante la mirada de la persona.

Por los niños abandonados a causa de la miseria y la disgregación familiar; por los niños víctimas inocentes del sida, de la guerra o de los numerosos conflictos armados existentes en diversas partes del mundo; por la infancia que muere a causa de la miseria, de la sequía y del hambre; para que nuestra solidaridad les de lo necesario para que ellos miren la vida con confianza y esperanza.

Para que en cada niño recordemos como Dios se hace Niño débil para vencer la soberbia, la violencia y el afán de poseerlo a otra persona.

Intenciones libres.

A ejemplo de José Gregorio que justo antes de morir dijo: Santísima Virgen, pongamos nuestras intenciones en manos de la Madre de Dios diciendo un Ave María.

Terminemos nuestra oración con la oración que Jesús nos enseñó.


Día 2. José Gregorio niño a caballo para el servicio

En el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Oración para todos los días.

Señor Jesús, te pedimos que a la luz de tu Espíritu podamos imitar tus virtudes contemplando el ejemplo de José Gregorio Hernández quien ha vivido como gloria de los laicos católicos, hombre docto y médico experto, eminente profesor universitario, padre de los pobres, testigo excelente de Cristo entre los intelectuales y entre los sencillos y humildes; y adelantado en la práctica de lo que el Concilio Ecuménico Vaticano II enseñó sobre los laicos y sobre su apostolado”. Amen

Lectura Bíblica

Mt 18, 1-3

“En aquel momento se acercaron los discípulos a Jesús, diciendo: ¿Quién es, entonces, el mayor en el reino de los cielos? Y El, llamando a un niño, lo puso en medio de ellos, y dijo: En verdad os digo que si no os convertís y os hacéis como niños, no entraréis en el reino de los cielos”

Reflexión

Don Begnino, padre de José Gregorio, era un boticario que llevaba al hoy beato José Gregorio de visitas a los enfermos; muchas veces iban a caballo hasta los caseríos. Esta sensibilidad social incentivaba al niño José Gregorio a estudiar leyes para defender a los más necesitados, pero su papá le aconsejó estudiar medicina para dar una mayor ayuda al prójimo.

A Caballo también pasaban pueblos para buscar mercancía a vender en el comercio familiar; cosa que buscaban a Maracaibo donde hasta hacían un día de viaje en mula, atravesando las montañas andinas, pasando ríos y árboles, hasta llegar a Timotes, donde el tren los llevaba al puerto de La Ceiba y luego al destino final. 

Peticiones.

Para que reconozcamos con cuánto amor hay que acoger incluso a un niño aún no nacido y hasta afectado por patologías médicas; porque hay valor en todo ser humano en sí mismo, y más aún cuando más débil es ante la mirada de la persona.

Por los niños abandonados a causa de la miseria y la disgregación familiar; por los niños víctimas inocentes del sida, de la guerra o de los numerosos conflictos armados existentes en diversas partes del mundo; por la infancia que muere a causa de la miseria, de la sequía y del hambre; para que nuestra solidaridad les de lo necesario para que ellos miren la vida con confianza y esperanza.

Para que en cada niño recordemos como Dios se hace Niño débil para vencer la soberbia, la violencia y el afán de poseerlo a otra persona.

Intenciones libres.

A ejemplo de José Gregorio que justo antes de morir dijo: Santísima Virgen, pongamos nuestras intenciones en manos de la Madre de Dios diciendo un Ave María.

Terminemos nuestra oración con la oración que Jesús nos enseñó.


Día 3. José Gregorio músico, sociable y bailarín.

En el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Oración para todos los días.

Señor Jesús, te pedimos que a la luz de tu Espíritu podamos imitar tus virtudes contemplando el ejemplo de José Gregorio Hernández quien ha vivido como gloria de los laicos católicos, hombre docto y médico experto, eminente profesor universitario, padre de los pobres, testigo excelente de Cristo entre los intelectuales y entre los sencillos y humildes; y adelantado en la práctica de lo que el Concilio Ecuménico Vaticano II enseñó sobre los laicos y sobre su apostolado”. Amen

Lectura Bíblica

Salmo 150

Alabad a Dios en su santuario;
Alabadle en la magnificencia de su firmamento.

Alabadle por sus proezas;
Alabadle conforme a la muchedumbre de su grandeza.

Alabadle a son de bocina;
Alabadle con salterio y arpa.

Alabadle con pandero y danza;
Alabadle con cuerdas y flautas.

Alabadle con címbalos resonantes;
Alabadle con címbalos de júbilo.

Todo lo que respira alabe a JAH.
Aleluya.

Reflexión:

José Gregorio hacía de su vida un santuario para alabar a Dios. Lo alabó en la magnificencia del firmamento de la ciencia, tocaba magistralmente el piano y con menos virtuosismo el violín. Bailaba muy bien, era conocer y críticos de las pinturas. Tenía muy buenas relaciones interpersonales.

Peticiones:

Te pedimos Señor encontrar en la belleza tu irresistiblemente la presencia de la verdad de Dios. Roguemos al Señor

Por todos los artistas, para que den expresión de tu grandeza. Roguemos al Señor

Que los tesoros de arte que expresan la fe nos remitan a la relación con Dios. Roguemos al Señor

Que podamos tener buenas relaciones humanas como lo hacía José Gregorio.

Intenciones libres. Roguemos al Señor

A ejemplo de José Gregorio que justo antes de morir dijo: Santísima Virgen, pongamos nuestras intenciones en manos de la Madre de Dios diciendo un Ave María.

Terminemos nuestra oración con la oración que Jesús nos enseñó.


Día 4. José Gregorio Maestro de Caridad Intelectual

En el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Oración para todos los días.

Señor Jesús, te pedimos que a la luz de tu Espíritu podamos imitar tus virtudes contemplando el ejemplo de José Gregorio Hernández quien ha vivido como gloria de los laicos católicos, hombre docto y médico experto, eminente profesor universitario, padre de los pobres, testigo excelente de Cristo entre los intelectuales y entre los sencillos y humildes; y adelantado en la práctica de lo que el Concilio Ecuménico Vaticano II enseñó sobre los laicos y sobre su apostolado”. Amen

Lectura Bíblica: Prov 9,10

“El principio de la sabiduría es el temor del SEÑOR, y el conocimiento del Santo es inteligencia”

Reflexión: Como estudiante universitario, José Gregorio trasmitió la cultura en la enseñanza hacia sus mismos compañeros de clases, ayudándolos a dominar los conocimientos que el aprendía con mayor ventaja en relación con el promedio de sus compañeros. 

Esta forma de dar clases llevo al Cardenal Pedro Palazini a una de las justificaciones por las que la Santa Sede le declara virtudes heroicas de la siguiente manera:

“Fue maestro de gran autoridad por amor a la verdad, por sus vastísimos conocimientos médicos, por su ingenio y su claridad de exposición, por su gallardía con los alumnos, por su cuidado en preparar las clases, por su simplicidad y por su modestia en su vivir, por su coraje en profesar abiertamente su fe en aquel centro en se la despreciaba. Varón docto y creyente práctico, demostró que “la investigación metódica en todos los campos del saber, si está realizada en una forma auténticamente científica y conforme a las normas morales, nunca será en realidad contraria a la fe, porque las realidades profanas y las de la fe tienen su origen en un mismo Dios” (GS, 36).

Intenciones:

Para que nuestra  generosidad ennoblece el espíritu y le proporciona mil goces inefables. Roguemos al Señor.

Para que la santa caridad llena nuestra alma de los más excelsos sentimientos y genere las acciones grandiosas que inmortalizan al hombre.

Intenciones libres

A ejemplo de José Gregorio que justo antes de morir dijo: Santísima Virgen, pongamos nuestras intenciones en manos de la Madre de Dios diciendo un Ave María.

Terminemos nuestra oración con la oración que Jesús nos enseñó.


Día 5. José Gregorio Dirigente Estudiantil.

En el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Oración para todos los días.

Señor Jesús, te pedimos que a la luz de tu Espíritu podamos imitar tus virtudes contemplando el ejemplo de José Gregorio Hernández quien ha vivido como gloria de los laicos católicos, hombre docto y médico experto, eminente profesor universitario, padre de los pobres, testigo excelente de Cristo entre los intelectuales y entre los sencillos y humildes; y adelantado en la práctica de lo que el Concilio Ecuménico Vaticano II enseñó sobre los laicos y sobre su apostolado”. Amen

Lectura bíblica: 1 Corintios 14:40

“Pero que todo se haga decentemente y con orden”

El todo que dice la lectura bíblica, incluye la relación con nuestros jefes; como cuando José Gregorio, estando en tercer año de medicina, el bachiller Hernández acude al Rector de la Universidad, Doctor Aníbal Dominici(1837-1897), para solicitar libros publicados en París, sobre los más recientes adelantos en el área médica, motivado al deseos por ahondar en el área del conocimiento y la argumentación científica del momento. 

¿De qué manera me comunico con mis jefes cómo lo hizo José Gregorio con el Rector de la Universidad, cuando era estudiante?

Peticiones:

Para que veamos en nuestros jefes una manera de conseguir armonía para el bien común. Roguemos al Señor.

Para que el interés por la lectura mueva a los estudiantes a la búsqueda de la lo que sirve mejor a l humanidad. Roguemos al Señor. 

Intenciones libres.

A ejemplo de José Gregorio que justo antes de morir dijo: Santísima Virgen, pongamos nuestras intenciones en manos de la Madre de Dios diciendo un Ave María.

Terminemos nuestra oración con la oración que Jesús nos enseñó.


Día 6. José Gregorio y sus años como profesor Universitario.

En el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Oración para todos los días.

Señor Jesús, te pedimos que a la luz de tu Espíritu podamos imitar tus virtudes contemplando el ejemplo de José Gregorio Hernández quien ha vivido como gloria de los laicos católicos, hombre docto y médico experto, eminente profesor universitario, padre de los pobres, testigo excelente de Cristo entre los intelectuales y entre los sencillos y humildes; y adelantado en la práctica de lo que el Concilio Ecuménico Vaticano II enseñó sobre los laicos y sobre su apostolado”. Amen

Lectura Bíblica: Lc 6: 40

Un discípulo no está por encima de su maestro; mas todo discípulo, después de que se ha preparado bien, será como su maestro.

José Gregorio Hernández se inicia como profesor universitario cuando regresa de Europa para formar parte del honorable claustro de profesores de la Universidad Central de Venezuela, en donde permaneció activo durante 26 años de servicios ininterrumpidos, porque a los 52 años dura casi año y medio fuera de su labor como profesor universitario, mientras estuvo por 9 meses con el nombre de Fray Marcelo en la Cartuja de San Bruno en Italia y después 5 meses en el Seminario Metropolitano de Caracas donde intentó formarse como sacerdote. Luego sigue ejerciendo su labor como profesor universitario hasta el momento que el presidente Juan Vicente Gómez cierra la Universidad Central de Venezuela en el año 1912; lo que le condujo a 28 años de servicio como profesor universitario en la Universidad Central de Venezuela.  

Peticiones:

Por quienes han sido nuestros maestros, para que sean colmados de gracia y bendición. Roguemos al Señor.

Para que en la educación, a ejemplo de papa Francisco, haya un Saber acompañar teniendo la valentía de invertir de la mejora manera recursos con responsabilidad y creatividad

Para que en la educación siempre se ponga a la persona en el centro. 

Intenciones libres.

A ejemplo de José Gregorio que justo antes de morir dijo: Santísima Virgen, pongamos nuestras intenciones en manos de la Madre de Dios diciendo un Ave María.

Terminemos nuestra oración con la oración que Jesús nos enseñó.


Día 7. José Gregorio Universitario Investigador 

En el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Oración para todos los días.

Señor Jesús, te pedimos que a la luz de tu Espíritu podamos imitar tus virtudes contemplando el ejemplo de José Gregorio Hernández quien ha vivido como gloria de los laicos católicos, hombre docto y médico experto, eminente profesor universitario, padre de los pobres, testigo excelente de Cristo entre los intelectuales y entre los sencillos y humildes; y adelantado en la práctica de lo que el Concilio Ecuménico Vaticano II enseñó sobre los laicos y sobre su apostolado”. Amen

Lectura Bíblica:

Eclesiastés 7:25

Dirigí mi corazón a conocer, a investigar y a buscar la sabiduría y la razón, y a reconocer la maldad de la insensatez y la necedad de la locura

Reflexión:

Entre las múltiples investigaciones de José Gregorio, podemos mencionar las siguientes: A los 30 años da un aporte a la medicina europea publicando en la Facultad de Medicina de Madrid un tema titulado “La angina de pecho de naturaleza palúdica”. Su más productivo aporte a la investigación se genera entre sus 42 y 52 años de edad al publicar numerosos artículos científicos en la tipografía Herrara Irigoyen y Compañía, entre los que se encuentra “Elementos de Bacteriología”, “Estudio sobre la anatomía patológica de la fiebre amarilla”, “La nefritis de la fiebre amarilla”. En ese período también da aportes científicos fuera del ámbito de la medicina con publicaciones como “Elementos de Filosofía”, “Visión del Arte” y cuentos como “Los Mitines” y “En un Vagón”.  

Peticiones.

Para que el Señor siga suscitando vocaciones como las de José Gregorio, en donde haya búsqueda de la verdad mediante la investigación, la conservación y la comunicación del saber para el bien de la sociedad. Roguemos al Señor

Para que todo investigador cristiano muestre cómo la inteligencia humana se enriquece con la verdad superior, que deriva del Evangelio

Para que la investigación realizada a la luz del mensaje cristiano, se ponga los nuevos descubrimientos humanos al servicio de las personas y de la sociedad. Roguemos al Señor.

Intenciones libres

A ejemplo de José Gregorio que justo antes de morir dijo: Santísima Virgen, pongamos nuestras intenciones en manos de la Madre de Dios diciendo un Ave María.

Terminemos nuestra oración con la oración que Jesús nos enseñó.


Día 8. José Gregorio hablando de fe la academia

En el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Oración para todos los días.

Señor Jesús, te pedimos que a la luz de tu Espíritu podamos imitar tus virtudes contemplando el ejemplo de José Gregorio Hernández quien ha vivido como gloria de los laicos católicos, hombre docto y médico experto, eminente profesor universitario, padre de los pobres, testigo excelente de Cristo entre los intelectuales y entre los sencillos y humildes; y adelantado en la práctica de lo que el Concilio Ecuménico Vaticano II enseñó sobre los laicos y sobre su apostolado”. Amen

Lectura Bíblica: 1Pe 3,15

sino honren a Cristo como Señor en sus corazones. Estén siempre preparados a responder a todo el que les pida razón de la esperanza que ustedes tienen

Cuando tenía 31 años,  en medio de reconocimientos que recibió en ese momento, no escatimó en manifestar con la fuerza de su raciocinio su relación esencial vital con el Misterio Divino, al sostener un polémico debate con el Doctor Luis Razetti en la Academia Nacional de la Medicina sobre la “doctrina de la descendencia de la materia viva en la superficie de la tierra”. Estas diferencias académicas son un ejemplo de la universalidad del pensamiento propia del ambiente universitario que a pesar de no tener acuerdos mantiene una cordialidad entre las personas. Estas diferencias ideológicas no impedían en ver las cualidades de cada uno de ellos como el reconocimiento público que en el año 1908 hizo el Dr. Razetti en el periódico El Constitucional por los aportes de José Gregorio en los Elementos de Bacteriología 

Todos hombres científicos que lo conocieron, reconocieron el José Gregorio que su perfección estaba en su fe en Dios, esto lo reflejo hasta cuando estudió con el Premio Nobel de Medicina del año 1906, Doctor Santiago Ramón y Cajal

Peticiones.

Para que conozcamos la verdad de la Palabra de Dios que nos permita dar razones de nuestra esperanza. Roguemos al Señor

Que la verdad que nos hace libres avive nuestro anhelo por la vida. Roguemos al Señor.

Por el fin de todo lo que nos aparta de Dios. Roguemos al Señor

Intenciones libres.

A ejemplo de José Gregorio que justo antes de morir dijo: Santísima Virgen, pongamos nuestras intenciones en manos de la Madre de Dios diciendo un Ave María.

Terminemos nuestra oración con la oración que Jesús nos enseñó.


Día 9. José Gregorio un buen médico de ricos y pobres

En el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Oración para todos los días.

Señor Jesús, te pedimos que a la luz de tu Espíritu podamos imitar tus virtudes contemplando el ejemplo de José Gregorio Hernández quien ha vivido como gloria de los laicos católicos, hombre docto y médico experto, eminente profesor universitario, padre de los pobres, testigo excelente de Cristo entre los intelectuales y entre los sencillos y humildes; y adelantado en la práctica de lo que el Concilio Ecuménico Vaticano II enseñó sobre los laicos y sobre su apostolado”. Amen

Lectura Bíblica Mt 14,23

Después de despedir a la multitud, subió al monte a solas para orar; y al anochecer, estaba allí solo

La fructífera obra investigativa y docente del profesor José Gregorio Hernández se extendió mucho más allá de los muros académicos al tener una rutina cargada cada día de nuevas experiencias atendiendo enfermos de todos los estratos sociales. En esas atenciones no cobraba a los más necesitados y subsidiaba ese servicio con el justo precio que obtenía del servicio a personas con estratos más altos.

Esa atención diaria que hacía a los pacientes, antes de iniciar su jornada universitaria, siempre terminaba con su oración personal. Ello reflejaba que José Gregorio vivió lo propio de ser universitario cristiano, “la ardiente búsqueda de la verdad y su trasmisión desinteresada a todos aquellos que aprender a razonar con rigor, para obrar con rectitud y servir mejor a la sociedad”

Peticiones.

Para que nuestras rutinas siempre estén llenes de obras buenas. Roguemos al Señor.

Para que tratemos con igual amabilidad a ricos y pobres. Roguemos al Señor.

Para que busquemos ardientemente la verdad y la transmitamos desinteresadamente. Roguemos al Señor.

Intenciones libres.

A ejemplo de José Gregorio que justo antes de morir dijo: Santísima Virgen, pongamos nuestras intenciones en manos de la Madre de Dios diciendo un Ave María.

Terminemos nuestra oración con la oración que Jesús nos enseñó.